Así era el lugar donde se ocultó la joven acusada del doble infanticidio

Así era el lugar donde se ocultó la joven acusada del doble infanticidio
JAVIER MARTÍNEZ

La mujer estaba desnuda y tenía arañazos por todo el cuerpo cuando un perro de la Guardia Civil la encontró dentro de un bidón

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Un bidón de plástico junto a dos sillas infantiles rotas, un flotador infantil destrozado y otros enseres viejos. Este recipiente cilíndrico abandonado cerca de un campo de naranjos, situado a unos 300 metros de la casa en ruinas de Godella, es el lugar donde se ocultó la madre de los dos hermanos asesinados. La joven fue localizada por un perro del Servicio Cinológico de la Guardia Civil de Valencia cuando ya se había activado la angustiosa búsqueda de los dos niños.

María G. M. estaba desnuda en posición fetal, con el cuerpo lleno de arañazos y con la mirada perdida, cuando fue encontrada por el perro y su guía canino sobre las 13 horas del jueves. Poco antes, el mismo equipo de búsqueda había localizado una camiseta con manchas de sangre que llevaba puesta la mujer, supuestamente, tras matar a sus dos hijos.

La joven tenía también cortes en sus pies tras caminar descalza por un camino de tierra y un campo lleno de arbustos. Uno de los agentes se quitó su camiseta para que la joven pudiera taparse durante su traslado al cuartel de Moncada, donde fue interrogada por los agentes del Grupo de Homicidios de la Guardia Civil.

Los agentes que la encontraron en el estrecho bidón de color azul le preguntaron de forma insistente dónde estaban los niños, pero ella apenas hablaba y si lo hacía era para culpar a su marido. Unas seis horas después, María llevó a la Guardia Civil hasta el lugar exacto dónde había enterrado a sus hijos. Las dos pequeñas fosas fueron cavadas de noche, según las investigaciones, junto a la caseta en ruinas donde malvivía la familia.

Crimen de los niños de Godella