Perfil del padre: un 'hippie' cocinero en un bar de Rocafort

Perfil del padre: un 'hippie' cocinero en un bar de Rocafort
LP

Los niños de Godella encontrados muertos y enterrados vivían como okupas desde hace dos años en una caseta entre las urbanizaciones de Campolivar y Santa Bárbara

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia
El padre Un 'hippie' cocinero en un bar de Rocafort

«Un hombre de origen belga, estilo 'hippie' y, en apariencia, un padrazo con sus hijos». Así definieron algunos vecinos de Rocafort a Gabriel, el padre de los niños fallecidos en Godella.

A diferencia de su esposa, a la que ninguno de los consultados por este diario atribuyó un empleo conocido, de él aseguran que había estado empleado como cocinero en un restaurante de la vecina población de Rocafort.

«Él era el que se encargaba de llevar al niño mayor a un colegio público de Rocafort», describió un residente. A veces llevaba al pequeño en una mochila portabebés, de ahí que algunos de los vecinos concluyeran «aparente implicación» en el cuidado de los menores. Otras veces los llevaba «en la sillita de su bicicleta», como aseguró otro hombre que habita en un chalé próximo al escenario de la tragedia.

En sus redes sociales, María solía publicar algunas fotos de la familia en la que Gabriel se mostraba muy amoroso con los pequeños. «Parecía buena persona, no le veía yo capaz de hacer daño a sus niños», dijo otra mujer.

Con su larga melena, Gabriel, tenía un estilo de vida «más bien 'hippie' y alternativo», muy próximo a los valores ideológicos de su compañera. El delegado del Gobierno no aclaró si los padres relacionados con las muertes consumían drogas.

Crimen de los niños de Godella