La empresa de patinetes asegura que la retirada de sus vehículos en Valencia está «fuera de la legalidad»

Una mujer circula en patinete eléctrico por Valencia./Jesús Signes
Una mujer circula en patinete eléctrico por Valencia. / Jesús Signes

La compañía señala que tiene argumentos para «alegar» pero afirma que su intención es dialogar con el Ayuntamiento

EFE

La empresa Lime, que esta semana ha visto requisados más de medio centenar de patines eléctricos que había aparcardo por Valencia, considera que la retirada de los vehículos está «fuera de la legalidad» y tienen argumentos para «alegar» pero asegura que su intención «desde el minuto uno» es «sentarse con el Ayuntamiento« en un »diálogo abierto« para saber cómo tiene que operar.

Así lo ha explicado a EFE el director general de Lime España, Álvaro Salvat, quien ha asegurado que antes de operar en cualquier mercado consultan todas las regulaciones locales y comprueban que se pueda realizar su actividad y que desde julio están tratando de contactar con el consistorio valenciano para explicarles su proyecto pero «ha sido imposible».

El pasado miércoles, la Policía Local retiró de las calles un total de 52 patines eléctricos y le impuso un total de 23 denuncias tras constatar que se había vulnerado el artículo 12 de la ordenanza de Dominio Público, por el cual se obliga a las empresas a solicitar un permiso municipal para ocupar la vía pública, además de imponerle sanciones por un importe de más de 20.000 euros.

«Nos ha sorprendido la actuación»

«Nos ha sorprendido la actuación», ha reconocido el directivo porque, a su juicio, «no se ha hecho correctamente y la retirada de los patinetes por los motivos que alegaban son totalmente desmontables«.

Salvat ha asegurado que tienen «muchos motivos para poder hacer alegaciones, reclamar y decir que está fuera de la legalidad» pero que su intención no es hacerlo sino «decirle al Ayuntamiento: sentémonos y hablemos».

Ha lamentado que les estén «equiparando a terrazas de bares« pero ha incidido en que están «abiertos» a pagar una tasa o un impuesto porque lo que quieren es «que se regularice y claridad» para sus «empleados, los usuarios y para el ciudadano de Valéncia».

Más sobre los patinetes eléctricos en Valencia

Predisposición a «colaborar»

El director general de Lime ha expresado su predisposición a «colaborar» con el Ayuntamiento y ha ofrecido la experiencia de su empresa, no solo para elaborar la nueva ordenanza de movilidad sino también contribuir a crear «las ciudades del futuro».

Ha incidido en que le choca que hablen de ocupación de la vía pública porque lo que precisamente logran en otras ciudades es que los coches no ocupen ese espacio y son conscientes del «problema de aparcamiento» que tiene Valencia. «Lo que ocupan en proporción los patinetes y los coches que se pueden sacar de la calle es incontestable», ha apostillado.

«Estamos intentando sentarnos con el Ayuntamiento», ha reiterado y ha explicado que se trata de un proyecto que quiere «crecer en España» y que «genera empleo».

La primera vez que no pueden contactar con el Consistorio

Ha asegurado que «es la primera vez en Europa« que no pueden contactar con el Ayuntamiento y ha señalado que a cada municipio que va se han sentando con los responsables para «explicar el proyecto, la viabilidad y cómo podemos aportar valor a la economía local».

No ha querido concretar las unidades de patinetes que tenían proyectadas para Valencia -el Ayuntamiento habló de dosicentas- y ha señalado que «con 3 hubiéramos tenido el mismo problema».

«El único problema es el diálogo y se nos acaban las opciones de encontrar una vía para hablar», ha lamentado Salvat, quien ha señalado que ni siquiera tiene notificación de los requisamientos y que «todas las comunicaciones con el Ayuntamiento han sido en prensa».

Fotos

Vídeos