La empresa de patinetes critica el silencio desde julio del Consistorio

El medio centenar de patinetes decomisados por la Policía Local, en el depósito de la avenida del Cid ayer. / ana julia b. palacio
El medio centenar de patinetes decomisados por la Policía Local, en el depósito de la avenida del Cid ayer. / ana julia b. palacio

El PSPV plantea un concurso para adjudicar el servicio en Valencia y un adelanto en el cambio de la ordenanza, lo que desestima Movilidad

PACO MORENO VALENCIA.

La multinacional Lime, propietaria de los patinetes eléctricos de alquiler que han estado repartidos en las calles de Valencia hasta el pasado miércoles, cuando la Policía Local decomisó 50 aparatos, rompió ayer su silencio por primera vez desde la implantación de este servicio para criticar el silencio del gobierno municipal desde mediados de julio a su petición de diálogo para facilitar la actividad.

En un comunicado, la compañía norteamericana con sede en California, indicó que «la ausencia de respuesta por parte del Ayuntamiento, junto a determinadas informaciones contradictorias e inesperadas, están generando una situación de incertidumbre que afecta especialmente a los propios usuarios de Lime en Valencia».

Fuentes de la empresa confirmaron que no se ha producido ninguna respuesta desde entonces, hasta que llegó la notificación de la Policía Local reclamando la retirada de 200 aparatos al carecer de permiso de actividad y no contemplarla la ordenanza. En el comunicado no se concreta el interlocutor al que pidieron diálogo, aunque la competencia es principalmente del delegado de Movilidad, Giuseppe Grezzi. Fuentes municipales no confirmaron si esta acusación es cierta.

«Hoy de nuevo, como en diversas ocasiones desde mediados de julio, Lime ha instado al Ayuntamiento de Valencia a iniciar un diálogo abierto y constructivo que permita buscar puntos en común y clarificar cómo debe operar la compañía, de forma que los valencianos puedan disponer de nuevas alternativas de movilidad sostenible».

Los 50 aparatos decomisados seguían ayer en el depósito de la Policía Local, a la espera de que se tramiten las 20 multas impuestas por los agentes y que tienen un importe de 19.184 euros. Las mismas fuentes comentaron que valoran la presentación de un recurso, aunque están a la espera de ver cómo evoluciona la situación.

La plataforma ha mostrado su intención de cerrar un encuentro con asociaciones más relevantes de la ciudad, para poder explicar su modelo de negocio, lanzamiento y las inversiones previstas. Álvaro Salvat, director general de Lime en España reiteró que «estamos abiertos a hablar con el Ayuntamiento sobre nuestra compañía, nuestro modelo y su encaje en la normativa local».

Por su parte, la portavoz del gobierno municipal, la socialista Sandra Gómez, propuso ayer un concurso público para la concesión en exclusiva a una o dos empresas del alquiler de patinetes eléctricos en las calles, a la vista del creciente interés de empresas del sector por operar en la ciudad.

La concejala planteó también que el Ayuntamiento apruebe una modificación puntual de la actual ordenanza de Movilidad, a la espera de la nueva normativa, con el propósito de dar respuesta a este tipo de transporte urbano, ahora sin regulación en Valencia. Sobre esto, fuentes cercanas a la concejalía de Movilidad indicaron que se hizo una consulta con técnicos municipales, con la conclusión de que no era viable el cambio. Gómez comentó que se necesita una «ágil y pronta respuesta de la Administración municipal, debemos estar preparados con un Ayuntamiento del siglo XXI porque la sociedad ya vive en ese siglo», tras reiterar que apoya la implantación de este modo de transporte en Valencia.

«Los patinetes sí, por supuesto, y otras formas de movilidad, pero de manera ordenada. Desde el ámbito de las empresas no pueden soltar cien patinetes sin que exista ningún permiso. Está el ejemplo de los bares y la fallas, que para poner mesas y sillas o carpas necesitan autorización del Ayuntamiento», dijo.

La edil añadió que «eso es lo básico, desde el Ayuntamiento tenemos que proponernos regular y ordenar como se ha hecho en otras ciudades. En San Francisco hicieron un concurso y dos empresas trabajan este tipo de recurso», para subrayar la conveniencia de una «modificación puntual para regular la actividad. El tema de los patinetes es una realidad con cada vez más usuarios; las necesidades van variando y debemos estar preparados y adaptados a nuevas necesidades para dar seguridad también a los peatones».

La modificación puntual de la ordena responde a una petición de la concejala de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato. «No podemos bloquearnos con este tipo de cosas y tenemos que dar una respuesta», finalizó Gómez. El delegado de Movilidad, Giuseppe Grezzi, lleva todo el mandato con el propósito de aprobar una nueva ordenanza, cuya exposición al público se ha previsto para este mes, según el compromiso adoptado en una reunión presidida por el alcalde Ribó.

Más

Fotos

Vídeos