Vox quiere dar a la policía los datos de 'sin papeles' que usan la sanidad pública

Vox quiere dar a la policía los datos de 'sin papeles' que usan la sanidad pública

La ley prohíbe que las administraciones intercambien de forma masiva datos que sean recabados con determinados fines

CECILIA CUERDO SEVILLA.

La inmigración y la memoria histórica son dos de los caballos de batalla a los que Vox Andalucía no piensa renunciar en esta legislatura, la primera con su presencia en la Cámara regional, y no hay sesión plenaria en la que no se pronuncie sobre alguno de estos temas. Ahora, la formación ultra ha vuelto a reclamar al Gobierno del PP y Ciudadanos que entregue a las fuerzas de seguridad los datos sobre los inmigrantes que residen en Andalucía en situación irregular, paso previo a su expulsión. El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, que rebaja las cuentas de Vox a 32.000 inmigrantes, se escuda en que éste no es un asunto de su competencia.

Más información de Vox

El listado de condiciones que Vox puso al PP para apoyar la investidura de Moreno Bonilla incluía la pretensión de expulsar a los 52.000 inmigrantes en situación irregular en la región. Argumentó la formación ultraderechista que, gracias a las atenciones médicas o los empadronamientos, el Gobierno regional tenía documentación de estas personas y no la compartía con la Policía a fin de facilitar la identificación de 'sin papeles' para su posterior expulsión. La medida no fue recogida en el acuerdo final al no tener la Junta competencias en la materia, aunque Vox saca a relucir repetidamente esta petición de colaborar humana y documentalmente con las fuerzas de seguridad en la «defensa y protección de las fronteras, garantizando una inmigración ordenada, legal, respetuosa con nuestra cultura occidental, vinculada siempre al mercado laboral», pese a saber que la ley prohíbe expresamente que las administraciones intercambien de forma masiva datos que fueron recogidos con otros fines.

Intereses nacionales

Este jueves Vox volvió a la carga e interpeló al presidente de la Junta sobre las medidas que su Gobierno va a implementar para «mejorar la coordinación y cooperación con el Gobierno de la nación en materia migratoria». El portavoz de la formación, Alejandro Hernández, insistió en que su objetivo es que «la entrada de inmigrantes esté supeditada a los intereses nacionales», y acusó al anterior Ejecutivo andaluz de «negarse sistemáticamente» a entregar esa documentación.

En su intervención, el portavoz de Vox reprochó a Moreno Bonilla que su propio jefe de filas, Pablo Casado, comparte su visión en materia de inmigración. Así, recordó que el pasado verano, con las costas andaluzas desbordadas por la llegada de pateras, el presidente popular aseveró que «no es posible que haya papeles para todos, no es posible que España pueda absorber millones de africanos, o respetan las costumbres occidentales o se han equivocado de país. Defender las fronteras es también defender los derechos humanos». «Esto no lo ha dicho Santiago Abascal ni Vox, sino que son palabras de Pablo Casado», recordó Hernández, lamentando que el PP se apunta al discurso de Vox en ocasiones, pero otras veces se preocupa más de lo que dicen los editoriales de prensa o ciertos medios progresistas que «de atender a los compromisos suscritos».

Sus palabras tuvieron rápido eco en el jefe del Ejecutivo andaluz, quien aprovechó para criticar la política migratoria del Gobierno socialista, que «un día abre los puertos y otro los cierra» o justifica las devoluciones en caliente que poco antes denunciaba. Así, Moreno Bonilla se sumó a la tesis de que las últimas decisiones del Gobierno de Pedro Sánchez han alentado el efecto llamada, «y lo están pagando todos los españoles», dijo.

Más