Ignacio Gil Lázaro: «Vox es un estado de opinión transversal que cala en la clase media y trabajadora»

El político valenciano Ignacio Gil Lázaro. / LP
El político valenciano Ignacio Gil Lázaro. / LP

El cabeza de lista al Congreso por Valencia subraya su apuesta por un partido que es «la única esperanza para seguir teniendo una España unida y constitucional»

BURGUERAVALENCIA.

Desde 1979 hasta 2018 ligado al PP, la noticia de que será el cabeza de lista al Congreso por Valencia de Vox, adelantada por LAS PROVINCIAS, llenó ayer el móvil de Gil Lázaro de mensajes.

-¿Por qué Vox?

-Porque en este momento es auténticamente la única esperanza clara para millones de españoles.

-¿La única esperanza de qué?

-De conseguir que una fuerza política de derecha democrática, constitucional, nacional, con sentido social y reformista, ofrezca en el Congreso una alternativa en el momento más trascendental de los últimos cuarenta años.

-¿Por qué es tan trascendental?

-Porque está en juego el modelo constitucional y la unidad nacional, puestos en riesgo por los independentistas, la extrema izquierda y la equívoca y complaciente actitud del sanchismo. Millones de españoles deben tener la posibilidad de acreditar que quieren seguir teniendo una España constitucional, democrática, un sistema de libertades y una gran nación unida.

-¿Esa posibilidad ya no la da el PP?

-No voy a criticar a quienes están llamados junto con Vox a, si los españoles quieren, a sumar juntos los escaños suficientes para sustanciar esa mayoría de Gobierno, y me refiero al PP y a Cs, obviamente.

«El Consell trata de situarnos a rebufo del independentismo catalán»

-¿Cuándo tomó la decisión?

-Mantengo la amistad con Santiago Abascal desde hace años, desde que fue parlamentario vasco y yo portavoz del PP de Interior. Nos jugábamos la vida. Él más que yo. Fue la primera persona que me llamó en términos personales cuando, ahora hace un año, se anunció mi baja en el PP. Se desplazó exprofeso para tener una conversación larga y cara a cara. Nueve horas en mi casa. El lunes 25 de febrero.

-Nueve horas dan para mucho.

-Para conocer perfectamente el proyecto de Abascal y para saber infinitamente mejor la enorme grandeza humana de una persona dotada de una extraordinaria capacidad de liderazgo y de una sencillez admirable. Las grandes personas suelen ser sencillas.

-¿Cómo se siente ahora?

-Creo que he cumplido con mi deber. En un momento como el actual, si alguien dice que necesita mi experiencia no puedo decir que no pensando en que ya cumplí en momentos anteriores o dejándome arrastrar por la comodidad.

-Ahora le critican por haber apoyado la AVL.

-El colmo de los colmos de la desinformación. Cuando se respaldaba eso, en mi columna habitual de LAS PROVINCIAS decía lo que tocaba, y como ponente político del Congreso Provincial ya califiqué la AVL como caballo de Troya del catalanismo. Quien diga eso sobre mí anda bastante despistado.

-¿No busca volver a ser cargo público?

-Me fui del PP porque ya no era lo que fue, y cuando alguien pide mi colaboración, vuelvo a la vida pública. Es algo que, más que criticable, debería ser elogiable, porque esto no es fácil.

-¿En qué se ha equivocado el PP?

-Debo ser coherente con la respuesta anterior, y no entraré en críticas... Pero los electores saben perfectamente, cuando llega el momento de votar, escoger y las razones por las que hacen su elección.

-¿Qué es lo primero que hará si es diputado en el Congreso de Vox?

-Daré el mensaje de Abascal. La mejor manera de defender Valencia es defender los intereses generales de España, porque Valencia ha estado y estará siempre en la vanguardia de la lealtad española. Abascal entiende que esa lealtad debe ser correspondida con lealtad a Valencia.

-¿Mejorar la financiación?

-Hay que hacer un proyecto global, integrador y priorizar las necesidades. Las de los valencianos estarán muy presentes.

-¿Qué opina del Consell?

-La constatación de un fracaso. El Botánico nunca ha tenido un proyecto coherente. Es pura y llanamente una operación para acceder al poder. Lo único que ha hecho este Consell es tratar de situarnos en el rebufo del proceso independentista catalán, consentir que Marzà trate de colar ese rebufo en las escuelas, repartir dinero entre agentes sociales que defienden en Valencia ese proceso, como Acció Cultural o Escola, montar un aparato de propaganda desde un À Punt que no ve nadie y olvidarse de las personas.

-¿Son de extrema derecha?

-Quien le imputa eso a Vox es quién es una extrema izquierda podemita que aún sigue levantando el puño, el gesto que acompañó una ideología que se llevó por delante la vida de millones de personas en todo el mundo, o que defienden a dictadores como Maduro. Esa extrema izquierda, que agrede físicamente a militantes de Vox, o ataca sus sedes. ¿Alguien ha visto a simpatizantes de Vox con el brazo en alto?

-¿Y qué es Vox?

-Vox es un estado de opinión creciente profundamente transversal que cala entre las clases medias y las trabajadoras, que son aquellas a las que ha traicionado la izquierda. Vox representa, para las clases más abandonadas por el sistema, esperanza, credibilidad y coherencia.

-¿Es cierto que Vox quiere legalizar el uso de armas en el hogar?

-Vox tiene cien medidas de Gobierno, que se conjugarán en un programa específico.

-Pues les quedan 40 días para presentarlo. ¿Puede avanzar algo?

-Es evidente que hay que perfeccionar ciertos tipos penales para evitar situaciones como que, si cinco individuos armados asaltan a una familia y ellos se defienden, al final sea la familia la que tenga un problema en los tribunales. No parece lógico y hay que ajustarlo.

-¿Cuál es el papel de las mujeres en la sociedad, según Vox?

-Como es natural, Vox no distingue entre hombres y mujeres, sino que habla de un proyecto constitucional donde todos son iguales, sin discriminación de ningún tipo. Quien diga que Vox es machista o que margina a las mujeres, que se las maltrate, demuestra un escaso respeto a la inteligencia de los ciudadanos.