Compromís se desmarca de la petición de dimisión de Marco que hizo su consejero en À Punt

El consejero de À Punt Rafa Xambó, en Les Corts./I. M.
El consejero de À Punt Rafa Xambó, en Les Corts. / I. M.

Desde la formación aseguran que Rafa Xambó actúa por libre y no consensúa sus decisiones con la formación

Marta Hortelano
MARTA HORTELANO

Compromís se ha desmarcado de la petición de dimisión de Empar Marco que este miércoles hizo su representante en el consejo rector de À Punt. Desde la formación aseguran que su consejero, Rafa Xambó, actúa por libre y no consensúa sus decisiones con la formación porque todos los miembros del máximo órgano de la radiotelevisión son independientes. En concreto, el portavoz de Compromís en Les Corts, Fran Ferri, asegura en sus redes sociales que la formación lo ha dicho muchas veces: «El consejo rector es independiente y, evidentemente, sus miembros son independientes. Sus manifestaciones, por tanto, los representan solo a ellos. El trabajo de Compromís se centra en potenciar los medios públicos garantizando los recursos necesarios».

Las declaraciones llegan después de que Rafa Xambó, el consejero que la formación designó para el máximo órgano directivo de la cadena pidiera la dimisión de la directora de À Punt en una reunión.

La tensión entre la directora de À Punt, Empar Marco, y el representante de Compromís en el consejo rector la cadena, Rafa Xambó, lleva meses sobrepasando el nivel saludable de radiación. El sociólogo pasó de ostentar una posición cercana a la que defendía la dirección a la contraria a medida que Marco ganaba terreno y visibilidad al consejo rector en la toma de decisiones. Pero este miércoles Xambó utilizó una de las últimas reuniones del consejo a las que asistirá para dar un paso más y pedir la dimisión de la directora de À Punt.

El consejo rector de À Punt acelera el concurso para elegir sucesor de la directora, que finaliza su mandato en marzo

El nacionalista, a quien Compromís ya tiene decidido no renovar como consejero de la empresa pública, se había mostrado muy crítico con el rumbo que ha tomado la cadena, en concreto con el equipo directivo, a quien acusa de haber sumido a la radiotelevisión valenciana en la «irrelevancia» mediática. Ya en una de las últimas reuniones del máximo órgano directivo de la empresa, justo después de la evaluación de la directora, Xambó ya mostró su disconformidad con el resultado. De hecho, llegó a pedir que se recontara la baremación porque las cuentas no salían claras. Pero fuentes conocedoras del conflicto reconocen que la relación llegó a un punto de no retorno el pasado verano, con las discrepancias en la contratación de la programación de la cadena y se acrecentó hace un mes con la supresión del programa Territori Sonor, el musical de À Punt Ràdio. También sonadas fueron sus críticas por el retraso en el inicio de la evaluación de la directora o por la cobertura informativa de procesos políticos tan importantes como las elecciones o la constitución de los ayuntamientos.

Hasta la fecha, el consejero del PP, Vicente Cutanda, había sido el único en solicitar la salida de Marco y en evidenciar tal nivel de descontento con la gestión de la directora, pero el consejero de Compromís sorprendió ayer a todos en lo que podría ser su despedida. Xambó explicó ante el consejo que es contrario a que Empar Marco continúe en su puesto porque no sólo no ha alcanzado «el liderazgo informativo que pedía el contrato programa», sino que tampoco ha logrado cierta relevancia para la cadena. «Por decirlo de algún modo, nadie nos busca para informarse cuando hay una novedad importante. No hemos logrado destapar ninguna noticia importante», dijo.

Además, argumentó como uno de los principales motivos la continua tensión entre el equipo de Marco y el consejo rector, el máximo órgano directivo de la radiotelevisión. El nacionalista acusó a la directora de haber usurpado las funciones del consejo y haber protagonizado debates que correspondían al órgano rector de la Corporación.

Además, considera que en los expedientes de contratación «se ha resistido a introducir elementos de evaluación de objetivos cuando se trataba de contenidos y programas a renovar». Xambó lamenta que Marco no presentara una análisis de cumplimiento de objetivos por programa y el impacto que generaba cada espacio. Además, el representante de Compromís cree que la directora se ha arrogado competencias que corresponden al consejo rector, como es el caso de los presupuestos. Además, Xambò remarca la desilusión de la plantilla ante la falta de objetivos y los problemas de gestión. «De 47 ítems obtiene una valoración negativa o muy negativa en 28», señala. Por estas razones, el consejero cree que Marco debería dimitir y recuerda que ya han gastado 150 millones de euros.

El mandato de Empar Marco finaliza en marzo de 2020, aunque ella ya se ha mostrado dispuesta a continuar. Sin embargo, el consejo dio ayer un paso más y decidió acotar un poco más si cabe el margen de la responsable pública. A principios de septiembre, después de las vacaciones se comenzará la convocatoria del concurso público del que deberá salir el nuevo director o directora de À Punt. Marco, que también puede optar, deberá competir con el resto de aspirantes. La idea del consejo, según explicaron ayer fuentes de la reunión, es que el día que la actual directiva debe cesar ya haya un recambio y no esperar a que se extinga el mandato para comenzar el proceso. Es decir, ganar un tiempo en detrimento de la actual dirigente.

La reunión del consejo de ayer también sirvió a la corporación para dar luz verde a la liquidación de las cuentas del pasado ejercicio. Para ello, el consejo rector aprovechó para constituir un fondo de reserva contemplado en la ley de creación de la tele que permite a la empresa pública guardar hasta un 10% de los ingresos para saldar deudas anteriores, como adelantó este diario. Así, el próximo año, el presupuesto real de la tele se verá reducido en 5,5 millones.

Noticias sobre À Punt