El consejo rector rompe con Marco y toma el control de la parrilla de À Punt

Enrique Soriano y Empar Marco/Irene Marsilla
Enrique Soriano y Empar Marco / Irene Marsilla

El órgano directivo tutela la elaboración de la programación y comienza el proceso para evaluar a la responsable de la radiotelevisión

Marta Hortelano
MARTA HORTELANO

El consejo rector de la radiotelevisión pública valenciana dio ayer un paso más en su desencuentro con la directora de À Punt, Empar Marco, y evitó que la periodista pudiera defender y argumentar la programación que tiene preparada para los meses de otoño. Aunque según la ley, la propuesta de parrilla es competencia directa de la directora de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC), ayer el máximo órgano de la empresa que gestiona el servicio público de radiotelevisión decidió estudiar por su cuenta el documento de programación de Marco, hacerle las modificaciones y apreciaciones que considera oportunas y marcar unas directrices de lo que la cadena pública debería ofrecer a sus espectadores y oyentes. Es más, de ayer, en Burjassot, donde se celebró el consejo rector, para explicar los contenidos. Los consejeros, según explicaron distintas fuentes de la reunión, «no lo consideraron necesario».

Una ruptura en un momento en el que la viabilidad económica de la empresa y la calidad de las programación veraniega han tensado la cuerda de la situación en la que se encuentra la Radiotelevisión pública valenciana.

Entre las directrices que los miembros del máximo órgano de dirección de À Punt fijaron ayer se encuentra la necesidad de cumplir a rajatabla la ley e incrementar el perfil de servicio público de la cadena. Las críticas a las coberturas informativas de la radio y la tele durante la etapa estival han llevado al consejo a querer fijar por escrito las condiciones de las emisiones. De hecho, la cadena pública no emitió la constitución de los ayuntamientos valencianos, suprimió el programa informativo de las mañanas y ha prescindido del magazín matinal que mantenía abierta una ventana a la actualidad. En su primera semana de programación estival, À Punt solo mantiene en parrilla cuatro horas de directos, dos de ellas de informativos y otras dos de un formato de crónica social de festejos y sucesos veraniegos.

Otro de los puntos que el consejo rector considera que debe reforzarse en la nueva programación es el de la información deportiva. Los consejeros creen que no se está dando el contenido que los ciudadanos reclaman en esta temática y que tan buenas audiencias reporta a la cadena, con tres clubes de fútbol en primera división, un equipo de baloncesto al más alto nivel europeo y numerosos deportistas de primer nivel. Fuentes de la corporación reconocen que creen que el deporte ha sido maltratado en la cadena pública, con programación a horarios poco atractivos.

Tampoco convence demasiado al consejo rector la planificación de programas para septiembre basado, según fuentes presentes en la reunión, en un reiterado uso de repeticiones de programas ya emitidos de la televisión pública. Las apreturas económicas que vive la empresa pública que gestiona la radiotelevisión no permitirán a la dirección de À Punt hacer un desembolso para producir nuevos formatos. Además, el escaso tiempo para contratar tampoco lo facilita. Aunque fuentes de la dirección de la tele aseguran que tienen material grabado suficiente para acabar el año.

En cualquier caso, las directrices señaladas ayer por el consejo le serán facilitadas a la directora general por escrito, ya que quedan recogidas en el acta del encuentro.

Comienza la evaluación

Otro de los puntos del orden del día del consejo rector de ayer fue el inicio del proceso de evaluación de la gestión de la directora de la CVMC, Empar Marco. El órgano directivo, encargado de llevarla a cabo asegura que las conclusiones no estarán finalizadas antes de que acabe julio, pero ayer se fijaron las primeras líneas sobre las que se desarrollará el proceso de diagnóstico de la gestión. En concreto, se habló de establecer unos criterios objetivos del cumplimiento del presupuesto, también se valorará el impacto de la audiencia y las competencias del equipo directivo a lo largo de este tiempo de gestión. Fuentes de la reunión aseguran que varios consejeros ya hablan abiertamente de prescindir de la directora.

En otro orden de cosas, las cuentas de 2018 de À Punt tampoco se aprobaron ayer a la espera de que la dirección decida qué solución adoptar para equilibrar la situación.