La directora de À Punt aprueba por los pelos, pero no cumple las expectativas del consejo

Empar Marco, en las instalaciones de À Punt en Burjassot./Irene Marsilla
Empar Marco, en las instalaciones de À Punt en Burjassot. / Irene Marsilla

El consejo rector finaliza la evaluación de Empar Marco y le pone un 59 sobre 100, muy por debajo del 80 marcado como exitoso

Marta Hortelano
MARTA HORTELANO

Aprobado por los pelos y en pleno verano. La directora general de À Punt, Empar Marco, ha recibido este miércoles 59 puntos de los 100 posibles como resultado de la evaluación de su gestión a lo largo de estos dos años. El consejo rector finalizó el proceso de control de expectativas que la dirigente de la radiotelevisión pública valenciana tenía que superar. El máximo órgano de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC) ha salvado a la directora por apenas 9 puntos, a pesar de los distintos momentos de tensión que se han vivido en la televisión valenciana a lo largo de estas semanas. Aunque el proceso evaluador finalizó a las 21:30 horas, la reunión continuará este jueves.

Fuentes presentes en el cónclave, que se ha prolongado durante casi cinco horas, aseguraron que aunque Marco cumple los objetivos por la mínima, «su gestión queda fuera de las expectativas», que el índice de baremación fijado en este proceso se había marcado en un 80 sobre 100. La evaluación, la primera que se realiza en el sector público valenciano, ha sido una suerte de experimento en el que se han tenido que marcar las pautas del examen e incluso los objetivos y condiciones a cumplir por la directora de la radio y la televisión públicas. Con parámetros propios, los consejeros dieron luz verde con un aprobado raspado a Marco y no tomarán ninguna decisión drástica de inmediato. Fuentes del consejo aseguran que una comisión evaluadora formada por tres consejeros afines, entre ellos el presidente del órgano, Enrique Soriano, habían sido los responsables de dar luz verde al aprobado, que el resto del consejo sólo debatió y puntualizó.

La nota se calculó en base a porcentajes de rendimiento acordados en el consejo, que fijaron en el 51% el cumplimiento de objetivos y entre el 51 y 80% marcaron que los resultado quedarían por debajo de las expectativas. Para cumplirlas, Marco debía cosechar entre un 81 y un 90. Más de esa cifra, hubiera superado lo esperado. Los objetivos están, por tanto, conseguidos, pero hay graves deficiencias que ahora el consejo rector deberá reconducir poniendo deberes a la titular.

Para evaluar a Marco, el consejo rector ha contrastado distintas fuentes. Desde unos informes de una consultoría especializada en recursos humanos hasta uno de la gestión de la directora y otro de clima laboral. En el apartado de competencias, se valoraron distintos aspectos como el liderazgo o las habilidades sociales y de gestión. Marco ha sacado buena puntuación en la toma de decisiones y el dinamismos, pero tiene resultados deficientes en la planificación, el trabajo en equipo o la asertividad.

El contrato programa, que la cadena ha incumplido ya en numerosos puntos, ha sido pieza clave para la nota final, así como las decisiones en materia de contratación y de gasto. Hay que recordar que la empresa pública que dirige la tele aún no ha aprobado sus cuentas a pesar de que debía haberlo hecho el pasado 30 de junio.