Las calles ocultas en el barrio de La Xerea

La Plaza de San Bult. /J. MONZÓ
La Plaza de San Bult. / J. MONZÓ

Carlos Madrid se fija en vías que sirven de oasis para transitar por una ciudad en ocasiones bulliciosa

M. LABASTIDA

Si la ciudad fuese un cuerpo humano las calles serían sus arterias, porque son ellas las que conduen la sangre desde el corazón de la urbe al resto de partes. Conviene por tanto distinguir entre las geografías de las distintas vías, diferenciar las notables avenidas de los recovecos más sombríos. Tal vez en una primera visita a un lugar uno no tiene la perspectiva suficiente como para dar valor a este tipo de detalles. Para destacarlos hemos pedido a distintos profesionales, habitantes todos ellos de Valencia, que compartan un emplazamiento menos popular de Valencia pero que ellos estiman como si fuese un representativo monolito o un reclamo indiscutible. Y en esta selección caben, por supuesto, calles carismáticas o particulares.

Carlos Madrid es licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas y ha realizado varios trabajos de comunicación en festivales, exposiciones y proyectos culturales. Actualmente dirige Cinema Jove, con el reto precisamente de que el certamen alcance todas las arterias de la ciudad. Él describe algunas calles casi 'secretas' del centro de Valencia.

«Hay una serie de calles ocultas en el barrio de la Xerea que me parecen curiosas y por las que me gusta pasear de vez en cuando para no hacer siempre el mismo recorrido por la transitada plaza de Tetuán o avenidas con tráfico. Son, por ejemplo, la plaza de Sant Bult o la calle del poeta Liern, donde sigue funcionando un bar con especial encanto: el Gestalguinos«, explica..

«Me gusta sobre todo la atmósfera de quietud y de convivencia en calles peatonales como éstas, que sin embargo colindan con zonas más bulliciosas como la calle de la Paz. Me gusta su cualidad de oasis en medio del ruido«, remarca.

Más lugares secretos