Un edificio con aire mágico cerca de la avenida Pérez Galdós

Un edificio con aire mágico cerca de la avenida Pérez Galdós

Jorge Pérez, Tórtel, se fija en el edificio Santa María Micaela como una rareza arquitectónica en Valencia

M. LABASTIDA

Las ciudades siempre guardan sorpresas, recovecos que el viajero no espera, barrios con los que el turista no cuenta, edificios que tal vez ni siquiera conozcan los propios que viven allí. Un destino gana enteros cuando acumula sorpresas de este tipo. Y en Valencia hay unas cuantas. Para localizarlas hemos pedido a distintos profesionales que compartan un emplazamiento menos popular de la ciudad, pero que ellos estiman como si fuese un representativo monolito o un reclamo indiscutible.

El músico valenciano Jorge Pérez, o lo que es lo mismo Tórtel, se fija en un inmueble -obra de Santiago Artal- que no forma parte de ningún circuito turístico, pese a que cuenta con interesantes características arquitectónicas.

«Uno de mis lugares favoritos de Valencia es el edificio Santa María Micaela. La casa donde vivía de crío estaba muy cerca, al otro lado de la avenida Pérez Galdós y comencé a visitar el edificio porque mis padres tenían unos amigos viviendo allí«, confiesa.

«Me fascinaba aquella 'finca'. No tenía nada que ver con el resto del barrio; la geometría de los bloques, los colores, las galerías... y por supuesto el estanque en el patio interior, tenía como un aire mágico (alguna vez vi algún niño usándolo como piscina con el agua por los tobillos). Para colmo las casas no eran pisos aburridos como todos lo que yo había visto (un pasillo, habitaciones a los lados, un comedor al final...), eran pequeños dúplex con escaleras divertidas. Desde mi punto de vista todo el mundo que vivía allí debía de ser moderno y artista«, relata el músico.

«Me sigue pareciendo uno de los lugares con más personalidad de la ciudad (con esos maravillosos aires a Mondrian y Le Corbusier) pero además de un edificio con encanto para mí es un sitio tremendamente entrañable y lleno de vida. Al fin y al cabo se construyó con esa única función: ser habitado«, culmina.

Más lugares secretos

 

Fotos

Vídeos