Una plaza que invita a evadirse a escasos metros del Parque Central

Una plaza que invita a evadirse a escasos metros del Parque Central

Marisol Salanova descubre en el barrio de Malilla un tranquilo y agradable enclave

M. LABASTIDA

Una ciudad es mucho más que sus monumentos, sus atracciones turísticas y sus estampas emblemáticas. Para conocer una urbe es necesario callejear por sus zonas menos concurridas, perderse por sus calles y curiosear junto a los oriundos de cada lugar aquellos enclaves poco célebres, esos pequeños espacios que ocultan intereses que no atrapan a primera vista, que hay que darles tiempo. Por ello hemos pedido a distintos profesionales, habitantes todos ellos de Valencia, que compartan un emplazamiento no tan popular de Valencia pero que ellos estiman como si fuese un representativo monolito o un reclamo indiscutible.

Marisol Salanova es crítica de arte, coordina exposiciones, dirige la editorial Micromegas y además imparte clases de arte. Ella nos conduce al barrio de Malilla para descubrir cuál es su 'secreto mejor guardado', un espacio que destaca por su encanto cotidiano y que invita a evadirse.

«Un lugar especial para mí al que suelo acercarme en verano a dejar correr el viento mientras leo en uno de sus bancos de piedra o tomar un granizado en el bar colindante es La Placeta (carrer d'Oltà). Se trata de una plaza redonda con una fuente que lleva alegrándome el corazón desde que puedo recordar; cuando de pequeña corría jugando a pillar o a la pelota, en época de exámenes buscando concentración con el sonido del agua refugiada allí a horas de poco tránsito o de adolescente comiendo pipas tardes enteras de risas, tomando helados las noches de verano a la luz de las farolas... Hasta hoy en día que mis amistades acuden ahora con sus hijos para que jueguen en el parque que se extiende desde la plaza hacia lo que fuera un descampado para volar la cometa en las Pascuas de mi infancia«, explica.

«Dicho lugar está ubicado en un rincón del comienzo del barrio de Malilla, mi barrio, tan de moda ahora por el Parque Central y sin embargo tan poco conocido realmente por la ciudadanía valenciana. He pasado muchos años agotadores viviendo en pleno centro y en la actualidad he vuelto a disfrutar de este rincón cerquita de mi hogar, apreciando la vida de barrio con sus amplias zonas verdes y ritmo tranquilo. Ojalá todos tuviésemos una pequeña plaza como esta a la que regresar para evadirse o reencontrarse«, asegura.

Más rincones de Valencia

Fotos

Vídeos