Na Rovella, un barrio olvidado

L'Alqueria del Basket, pulmón de Na Rovella./ Clara Alfonso
L'Alqueria del Basket, pulmón de Na Rovella. / Clara Alfonso

Perteneciente al histórico distrito de Quatre Carreres, debe su nombre a la acequia de Rovella, que cruza el territorio en dirección a Nazaret

CLARA ALFONSOValencia

Al sureste de la ciudad de Valencia, se encuentra el histórico distrito de Quatre Carreres, un territorio compuesto por siete barrios distintos que reciben el nombre de Monteolivete, En Corts, Malilla, Fuente San Luis, Na Rovella, La Punta y la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

El afamado distrito debe su nombre a los cuatro caminos o 'carreras' que, desde Ruzafa, cruzaban el territorio en sus inicios: la Carrera del Río, que desfilaba por Monteolivete hacia Nazaret; la Carrera de En Corts, que iba desde la fuente de En Corts y La Punta hasta Pinedo; la Carrera de San Luis, por la Fuente de San Luis hacia Castellar-Oliveral; y la Carrera de Malilla, hacia el Horno de Alcedo.

El barrio olvidado

A pesar de ser «el barrio olvidado para muchos» según algunos vecinos del lugar, Na Rovella se identifica como uno de los más habitados del distrito, que ya supera la significativa cifra de 9.000 residentes, que llenan de color y vida todas sus calles.

Fachada de un bar del barrio Na Rovella.
Fachada de un bar del barrio Na Rovella. / Clara Alfonso Ferri

Durante los años 70, el sector experimentó una notable transformación marcada por un importante crecimiento de la población. Como consecuencia, se dio lugar a una urbanización en la Avenida de los Hermanos Maristas y en la Avenida de la Plata, dos líneas paralelas a la actual Avenida de Peris y Valero. Estas dos, dividieron la huerta y las 'carreras' en diversos segmentos.

Julia, una vecina del barrio «de toda la vida», presume de haber vivido todos los cambios que este ha experimentado desde que decidiera dejar Benimodo, su pueblo natal, para buscar nuevas oportunidades de trabajo en la capital.

«Cuando mi marido y yo empezamos a vivir aquí, apenas notamos diferencia con respecto al pueblo: bajábamos a la calle y lo único que teníamos a nuestro alrededor eran huertos de naranjos. No había bares, tiendas, supermercados… ni siquiera un parque y mucho menos edificios». Esta valenciana, que quería abrirse nuevos frentes, «conocer otras mentalidades» y disfrutar de las ventajas que ofrece la capital, se topó con un pequeño pueblo que necesitaría de más de dos décadas de cambios para diferenciarse de su antigua localidad.

«Hemos pasado de vivir en la Valencia más antigua a vivir en el distrito más moderno: centros comerciales, restaurantes, numerosos polideportivos, la maravillosa Ciudad de las Artes y las Ciencias, etc».

Julia señala que, a pesar de que el barrio en concreto se ha quedado un poco «pobre», el distrito en sí es uno de los más completos y nuevos, en el que «puedes hacer cualquier cosa sin necesidad de sufrir las desventajas del tráfico que supone desplazarse de una zona a otra en una ciudad.»

Los límites

Los límites de los distintos distritos de Valencia parecen ser generalmente los grandes desconocidos. Tal es así, que los propios residentes dudan a menudo de a qué zona pertenecen: generalmente, los que viven en Na Rovella afirman, cuando alguien les pregunta dónde viven, que son de las «avenidas del Bulevar Sur».

El Ayuntamiento de Valencia es el encargado de determinar qué calles pertenecen a cada barrio y dónde se sitúan sus límites. Así, Na Rovella tiene sus límites al norte con En Corts y Monteolivete, al este con la Ciudad de las Artes y las Ciencias, al sur con el barrio Fuente San Luis y al oeste con Malilla.

Límites del barrio Na Rovella.
Límites del barrio Na Rovella. / Ayuntamiento de Valencia

Asimismo, limita por el noroeste con la Avenida de la Plata; con la Avenida del Alcalde Gisbert Rico y por el suroeste con la Avenida de Ausiàs March.

La Avenida de los Hermanos Maristas, que pasó a integrarse en la ciudad de Valencia en el siglo XIX, se identifica como eje del barrio.

«Lo que nos diferencia del resto de distritos y barrios, es que nosotros hemos vivido la evolución de Valencia, la hemos visto en sus más y en sus menos», asegura Carmen, una vecina que compró su vivienda en los inicios del barrio.

Decenas de coches circulan por el Bulevar Sur.
Decenas de coches circulan por el Bulevar Sur. / Jesús Signes

«Quatre Carreres es un distrito que se distingue del resto», asegura. «Nosotros vivimos en un pueblo y en una ciudad a la vez. En nuestros barrios vecinos disponemos de negocios de toda la vida: panaderías, carnicerías, zapaterías, tiendas de ultramarinos, herbolarios… y también tenemos una parte más moderna: centros comerciales, restaurantes, franquicias, el Oceanogràfic, o el nuevo cauce del Río Turia, donde miles de personas acuden día a día a practicar deporte, dar un paseo en bici o disfrutar de un rato agradable con la familia... se puede decir que podemos elegir entre las dos caras de la moneda. En definitiva, Quatre Carreres es un distrito muy completo».

Nuevo Cauce del Río Turia.
Nuevo Cauce del Río Turia. / LP

Muchas de las personas que estrenaron esta zona, han podido ver la creciente evolución que ha experimentado: «Si ahora nos quitaran la Ciudad de las Artes y las Ciencias o el Pabellón Fuente de San Luis, muchos creerían que no somos nada. Pero cuando la mayoría de vecinos llegamos, ni se planteaba que pudiese existir en algún momento. La autovía de El Saler, Mercavalencia o la ZAL pusieron fin a esas calles repletas de silencio y oscuridad», comenta esta vecina.

Valencia Basket

Otro de los grandes avances del barrio, tiene que ver con el deporte. Entre sus calles, se pueden encontrar diversos polideportivos, pistas de tenis, fútbol, balonmano e incluso campos de rugby.

Partido de rugby en el polideportivo de Na Rovella.
Partido de rugby en el polideportivo de Na Rovella. / LP

Así, «la joya del barrio» tiene nombre y apellidos: 'L'Alqueria del Basket'. El estadio cubierto, que ocupa las instalaciones del Pabellón Fuente de San Luis, posee una capacidad para 8.500 espectadores.

El empresario valenciano Juan Roig viene apoyando al club taronja desde hace 32 años. Tal es así, que el año pasado donó 14 millones de euros de presupuesto para el equipo.

En la actualidad, el Valencia Basket es el único en España que cuenta con dos equipos (masculino y femenino) en las máximas competiciones del baloncesto nacional.

Pabellón Municipal Fuente de San Luis.
Pabellón Municipal Fuente de San Luis. / Valencia Basket

Vacaciones en la ciudad

Una escapada por la Comunitat

Playas VIP de la Comunitat

Los secretos de los jardines de Valencia

Las aventuras del capitán Cooking

Este es mi barrio