https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Lim, el devorador de entrenadores

Peter Lim. /
Peter Lim.

El magnate acumula siete técnicos desde que aterrizó hace casi cinco años en Mestalla y todos fueron destituidos con la temporada iniciada | El dueño combina extravagancias como Neville con realidades como Marcelino

MANUEL MORERA

Desde que Lim es el dueño del Valencia, ya son siete los entrenadores que han pasado por el banquillo blanquinegro. En total seis proyectos que, salvo la excepción de Voro, cuentan con un factor común: fueron cesados con la temporada iniciada. Nuno aterrizó en Valencia con unos fichajes ilusionantes. Aunque venía de ser el entrenador revelación en Portugal con el Rio Ave, su bagaje en la élite era escaso. Logró 77 puntos y clasificó cuarto al equipo . Pese a los buenos resultados, los problemas se produjeron en el siguiente verano, cuando quiso dar un paso al frente en la dirección deportiva y conformó la plantilla junto a la propiedad y Jorge Mendes. Con la afición en su contra por la salida de Rufete y Amadeo Salvo, fue destituido en la jornada 13 de la Liga.

Su sustituto fue totalmente inesperado y Lim demostró quién era el dueño. Uno de los socios del singapurense en el fútbol Gary Neville, cuya única experiencia en los banquillos consistía en ser asistente de Hodson en Inglaterra, debutó como primer entrenador en el Valencia y fue cesado en la jornada 30, después de coquetear con el descenso y caer derrotado 7-0 en semifinales de Copa del Rey: «No estaba cualificado para desarrollar este trabajo y nunca debí decir que sí a la oferta», declaró recientemente. Su sustituto no contaba con un bagaje más amplio: un par de experiencias en Israel y México. Fue Ayestarán, que acabó la temporada, pero fue despedido cuando solo habían transcurrido cuatro jornadas de la siguiente campaña.

Con Suso García Pitarch en la dirección deportiva se firmó a Cesare Prandelli, un técnico que tampoco contaba con experiencia en España, pero de renombre en Italia. Se fue por la puerta de atrás el 30 de diciembre de 2016 enfrentado con Meriton y con los futbolistas: «El Valencia está dirigido por personas de números y el fútbol necesita pasión». Voro fue el sustituto de urgencia hasta final de la temporada y, como ya hizo en otras etapas, salvó al equipo del descenso.

Con la llegada de Mateu a la dirección general y Marcelino a los banquillos, parecía que Peter Lim optaba por volver a apostar por un proyecto con hombres de fútbol. El resultado fueron dos clasificaciones a Champions y un título. Sin embargo, tras la crisis institucional vivida en pretemporada, Lim volvió a actuar sin primar lo deportivo y destituyó al asturiano. Celades, como Ayestarán o Neville, llega a Mestalla sin ser un técnico contrastado en un movimiento relámpago a dos días del próximo partido liguero y a cinco del debut en Champions. El español tendrá que convencer de sus virtudes como técnico a una afición que se había acostumbrado a ver a Marcelino en el banquillo local.