https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Otra vez la sombra de Jorge Mendes

Jorge Mendes. /Reuters
Jorge Mendes. / Reuters

El cambio de rumbo del máximo accionista vuelve a situar al agente portugués en la primera línea

JAVIER GASCÓVALENCIA.

Si cuando compró las acciones Peter Lim era él mismo el que pilotaba desde Singapur en lo deportivo al Valencia y Jorge Mendes, su amigo, quien le asesoraba sobre cuestiones como el entrenador y/o jugadores (con fichajes ruinosos y algunos que salieron bien), ahora que de nuevo el dueño de la sociedad asume esa faceta es lógico pensar que el agente portugués vuelve a estar en la primera línea de fuego en lo que al Valencia se refiere. Layhoon dedicó muchas energías a borrar de la escena cualquier referencia que se pudiera hacer sobre la incidencia de Jorge Mendes en el funcionamiento de la entidad. A Meriton le molestaba que una y otra vez se le preguntara sobre esta cuestión. Realmente, la participación del representante es un asunto que también ha llegado a molestar a los aficionados, sobre todo cuando las cosas se fueron torciendo, a pesar de que en su día hiciera una defensa de su capacidad y trabajo Jesús García Pitarch.

Desde que Mateo Alemany ha sido despojado de todo su poder en el Valencia, la pregunta es obvia: ¿Quién es el que sugiere a Lim el nombre de Albert Celades? Al nuevo entrenador blanquinegro, que estaba en paro, no se le vincula directamente con Mendes, pero sí con Julen Lopetegui, de quien fue uno de sus asistentes en el Real Madrid. A Lopetegui, por cierto sí le representa Mendes. El debate popular vuelve a estar abierto aunque también es verdad que desde que Marcelino asumió el cargo en el banquillo, su agente, Eugenio Botas, había adquirido un papel importante a la hora de trabajar en la planificación. Todo lo que ha ocurrido este verano con Rodrigo, pese a que es su padre el agente que representa al delantero, ha tenido que ver con Mendes, desde el mismo momento que dependía de que el Atlético vendiera a Correa al Milan y que el equipo italiano hiciera una buena venta por André Silva, jugador al que sí representa el intermediario portugués. Lim había pactado por su cuenta con el Atlético la venta de Rodrigo y se antoja difícil pensar que el empresario de Singapur fuera quien entrara realmente en la negociación con Miguel Ángel Gil Marín, responsable atlético.