Puig asegura que no hay «ni un milímetro de paso atrás» en sus exigencias al Gobierno

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig /EFE
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig / EFE

El presidente de la Generalitat asegura que no cambiará de posición y pedirá a Sánchez lo mismo que exigía a Mariano Rajoy en materia de financiación

EUROPA PRESSValencia

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha aprovechado su réplica al portavoz de Podemos, Antonio Estañ, para dejar claro que «no hay ni un milímetro de paso atrás» en las exigencias valencianas al Gobierno central ahora presidido por Pedro Sánchez en materia, por ejemplo, de financiación autonómica, y así se lo transmitirá en la reunión de principios de octubre.

Tras escuchar las críticas al respecto tanto de Podemos como antes del PP, ha aseverado que no se ha cambiado la posición y exigirá a Sánchez lo mismo que exigía a Mariano Rajoy porque «las instituciones están por encima de los partidos políticos» y, de hecho, ha asegurado que la intervención que tiene preparada para acudir al Senado cuando sea convocado es la misma nueve meses después de haber solicitado ir.

Puig también ha respondido a críticas de Podemos sobre los tiempos y la falta de materialización de algunos objetivos del Botànic asegurando que «todo proceso de transformación tiene sus tiempos» y ha habido que poner «orden» en muchas cuestiones a lo largo de estos tres años.

No obstante, ha defendido que «el resultado general es absolutamente positivo», definiéndolo como un «optimismo crítico» y sin triunfalismos. Además, ha indicado que su gobierno ha apostado y apuesta por el «reformismo transformados» y no por «una revolución con ruptura», gobernando para todos «más allá de su adscripción ideológica».

En este punto, ha puesto en valor la política industrial y ha señalado que antes de que acabe el año se presentará la ley de función pública -ese es «el Ximoanuncio de ahora«, ha ironizado- y también estará lista la de gobierno local.

También ha incidido en que no se puede establecer una dicotomía entre las pymes y las grandes empresas, porque el objetivo es «jugar con todas las oportunidades para tener trabajo y de calidad».

Puig también ha hecho hincapié en el esfuerzo «memorable, pero insuficiente» para acabar con los barracones, y que se ha avanzado para revertir el departamento de La Marina en la medida de las posibilidades, siempre garantizando «la seguridad jurídica y los mejores resultados para los ciudadanos».

Estañ no exigirá «imposibles», pero sí un listón «elevado» más allá de «Ximoanuncios»

El portavoz de Podemos en Les Corts, Antonio Estañ, ha afirmado que su grupo no va a exigir «imposibles» al Consell para estos últimos meses de legislatura, pero sí «responsabilidad, visión de futuro y prioridades claras», y un «listón más elevado» a la hora de trabajar, que vaya más allá de lo que ellos denominan «Ximoanuncios».

Así lo ha advertido Estañ en su discurso en el Debate de Política General en Les Corts, en el que ha apuntado que les preocupa que «a veces haya en este Consell más publicidad que política« y que algunas de sus exigencias se salden en el parlamento con esos »Ximoanuncios« de nuevas leyes y medidas que pueden ser »una buena política comunicativa pero no una buena política a secas si no viene acompañada de cumplimientos«.

El portavoz del grupo parlamentario Podemos, Antonio Estañ
El portavoz del grupo parlamentario Podemos, Antonio Estañ / EFE

Según el dirigente de Podemos «es cierto que muchos de los retos que nos dimos en el Acord del Botànic eran complicados, pero esto no puede servir de excusa para ocultar lo que muchas veces ha sido continuismo con el modelo anterior. Nos preocupa el miedo a avanzar por cuestiones de cálculo electoral cuando, en realidad, lo que hay que tener claro es que cuanto más avancemos, mucho más difícil será volver atrás», ha indicado.

Asimismo, ha pedido que la vara de medir para hacer balance de la legislatura no sea el PP porque «está claro que esa partida está ganada», sino que sean las expectativas de la ciudadanía valenciana. Según este criterio, a pesar de los logros, desde Podemos consideran que no se ha avanzado «lo suficiente para dejar atrás el modelo del Partido Popular« y no se ha acabado de aprovechar »esta oportunidad, única en mucho tiempo, de hacer de la Comunitat un ejemplo, por falta de convicción en la construcción de alternativas por usar mucho la calculadora y poco la brújula«.

Por ello, en el último curso de la legislatura, ha avanzado Estañ, exigirán «que dejen el electoralismo a un lado y trabajen a conciencia para que una próxima legislatura y un nuevo Botànic tenga el horizonte despejado y avance sin contradicciones« porque »el pueblo valenciano no puede permitirse una nueva legislatura de transición«.

Según ha incidido, Podemos apoyará y «empujará» como hasta ahora cuando las políticas caminen en la dirección que marcó la ciudadanía pero también advertirá cuando estas prioridades «vacilen». «Este gobierno sólo podrá mantenerse en pie si se mueve hacia adelante», ha agregado.

Ha recordado que había tres grandes objetivos en esta legislatura (acabar con corrupción, construir un modelo productivo sostenible y recuperar los servicios públicos) y ha apuntado que aún hay cuestiones pendientes como «apartar al brazo empresarial vinculado a la Gürtel de la administración», acabar con la precariedad laboral, recuperar la sanidad en Dénia o acabar con los barracones, entre otras.

Estañ también ha reivindicado la exigencia ante el Gobierno de Pedro Sánchez de la reforma de la financiación y ha cuestionado «tener ministros valencianos que mantienen infraestructuras que no necesitamos, como la V-21, mientras desatienden otras que sí, como el cercanías, aunque algo raro pasa con los ministros valencianos«.

Tras criticar el «discurso triunfalista» de Puig en términos económicos, ha cuestionado que «los hechos y las prioridades del Consell muestran que las oportunidades de las grandes empresas y grupos financieros están bastante bien cubiertas» pero ha preguntado «qué hay de las pymes que constituyen el 99% del tejido empresarial, el 62% de la ocupación y el 60% del valor añadido de la economía».

En este sentido, y ligándolo con la gestión del territorio, ha aseverado ante Puig que no apostar por el comercio de proximidad y la protección del territorio «es un problema para cualquier modelo productivo» y ha agregado: «Es por esto que no se puede apoyar a la vez a las pymes y a pelotazos como Puerto Mediterráneo, algo en lo que parecen empeñados aun a costa de romper gobiernos».

Sobre el modelo turístico, ha lamentado que se rechazó la tasa turística «porque iba contra la hospitalidad, nadie sabe muy bien qué es eso de la hospitalidad pero suena a ponerle tapas a extranjeros con una enorme sonrisa aunque cobres una miseria en turnos de 12 horas».

Más sobre el Debate de Política General

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos