Trabajadores de Divalterra denuncian purgas de Rodríguez a quienes destaparon irregularidades

Jorge Rodríguez, tras salir de los calabozos de la Ciudad de la Justicia. / /JESÚS SIGNES
Jorge Rodríguez, tras salir de los calabozos de la Ciudad de la Justicia. / / JESÚS SIGNES

El presidente de la Diputación de Valencia llegó a insultarlos y amenazarles con el despido, según la denuncia que ha llegado a la Fiscalía Anticorrupción y que originó la Operación Alquería

REDACCIÓNValencia

Los trabajadores de Divalterra denunciaron ante la Fiscalía Anticorrupción que el presidente la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, llevó a cabo una purga entre los empleados que alertaron del uso irregular de dinero público. Aunque los detalles de la Operación Alquería están aún bajo secreto de sumario, han sido los propios trabajadores quienes han dado a conocer los detalles del informe de 22 páginas que desvelan reiterados «órdenes de despido, insultos, falsedades, vejaciones públicas, atentados al honor y a la ideología, y amenazas continuas»del entorno del presidente provincial durante más de año y medio, concretamente desde 2016, según ha desvelado la Cadena Ser.

Operación Alquería

En la denuncia se recoge la repetición de insultos, gritos y amenazas desde que el en consejo de administración de Divalterra del 15 de noviembre de 2016, varios trabajadores advirtieran de «actuaciones irregulares» del exgerente Víctor Sahuquillo. El jefe de gabinete del presidente, Ricardo Gallego, amenazó entonces con despedir «al payaso e hijo de puta del auditor y a todos los demás directores» que alertaran de contratos fraccionados y otros gastos ilegales. Esta actitud continuó cuando se comenzaron a cuestionar las siete contrataciones «a dedo» de altos cargos afines al PSPV y Compromís con un coste salarial por encima de los 70.000 euros anuales cada uno.

Se relata también en el escrito cómo Rodríguez llegó a pedir seis despidos en menos de un mes, pidió la redacción de «informes falsos» para legalizar las contrataciones y acabó sustituyendo al secretario del consejo que se negó a llevar a cabo dichas prácticas.

El aún presidente de la Diputación ha negado rotundamente la versión del escrito y asegura no haber «coaccionado jamás a nadie». Asimismo, firma que puede haber incurrido en alguna irregularidad «de carácter administrativo» pero «nunca penal».

Dimite como presidente de la Diputación Valencia pero no como alcalde de Ontinyent

El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, anuncia hoy su dimisión en el cargo en la Diputación, pero se mantendrá al frente de la Alcaldía de Ontinyent.

Así lo han confirmado fuentes próximas a Rodríguez, suspendido de militancia en el PSOE y como portavoz en el PSPV, quien hará este anuncio en una rueda de prensa prevista para este mediodía en la Diputación y donde detallará las razones de su decisión, que conlleva asimismo la renuncia al acta de diputado provincial.

La decisión de Rodríguez llega después de que durante este fin de semana se hayan mantenido varias reuniones con el presidente de la Generalitat y del PSPV-PSOE, Ximo Puig, a las que han asistido también la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, y la directora general de Vivienda y secretaria general del PSPV en Ontinyent, Rebeca Torró.

Según las mismas fuentes, en esos encuentros se ha considerado que lo más oportuno es que Rodríguez deje sus cargos en la Diputación para poder centrarse en su defensa y, además, no perjudicar al partido con un asunto que de aquí a las elecciones puede ser utilizado por la oposición.

Rodríguez tiene intención de seguir en la Alcaldía de Ontinyent porque el asunto que investiga el Juzgado de Instrucción número 9 de Valencia en una causa declarada secreta «no tiene nada que ver» con el Consistorio, dado que hace referencia a unos contratos de alta dirección en la empresa pública de la Diputación Divalterra.

Las mismas fuentes insisten en que la investigación sobre Rodríguez hace referencia en todo caso a una cuestión «meramente administrativa» y piden que cuanto antes se levante el secreto del sumario para evitar así «juicios paralelos».