El jefe de gabinete de Rodríguez avala la tesis de la conspiración del PSOE

Jorge Rodríguez, tras salir de los calabozos de la Ciudad de la Justicia. / jesús signes
Jorge Rodríguez, tras salir de los calabozos de la Ciudad de la Justicia. / jesús signes

El presidente de la Diputación comparece hoy ante los medios para presentar su renuncia al cargo

JC. F. M./E. P. VALENCIA.

El jefe de gabinete de Jorge Rodríguez, Ricard Gallego, avaló ayer la tesis de la conspiración desde dentro del PSOE como origen de la investigación judicial que derivó en la operación que la semana pasada llevó a la detención de la cúpula de la institución provincial, incluido él mismo. El periodista explicó a través de una red social que uno de los policías que participaron en las detenciones de la 'Operación Alquería' le contó que habían sido los de su partido -Gallego, como Rodríguez, militaba en el PSPV hasta que el pasado viernes fue suspendido de militancia- los que se habían cargado a su presidente.

En el texto, Gallego asegura que el mismo agente le explicó que «no pensaban que la cosa fuera a precipitarse tan pronto» y que les dijeron que la operación «tenía que acelerarse». Los comentarios de Gallego, que se refiere a lo ocurrido como una «tormenta perfecta» que «tan bien les ha venido a muchos para volver a hinchar las velas» contra el presidente de la institución, se producen a pesar de que la investigación se encuentra declarada secreta.

Precisamente hoy está previsto que comparezca ante los medios de comunicación Jorge Rodríguez, previsiblemente, para anunciar que renuncia a la presidencia de la corporación provincial.

Gallego relata que un policía le contó que «los de su partido se habían cargado» a Rodríguez

La tesis de la conspiración interna del PSOE contra Rodríguez va en la misma línea que el pronunciamiento de cinco comarcas socialistas -Vall d'Albaida, Ribera Alta, Ribera Baixa, Costera y Hoya de Buñol- que en los últimos días han aprobado declaraciones institucionales de apoyo al presidente de la corporación provincial y han emplazado a la comisión de garantías del partido para exigir «responsabilidades políticas a quien corresponda». Una solicitud que sólo cabe entender si a quien se está haciendo referencia es, precisamente, miembro del PSPV.

Las afirmaciones de Gallego se suman a la posición que han venido manteniendo diversos cargos de la administración autonómica que preside Ximo Puig. A pesar de que fue la permanente del PSPV presidida por Puig la que decidió el miércoles por la noche separar a Rodríguez de todos sus cargos orgánicos -hasta ese momento era portavoz de la ejecutiva nacional-, algunos de los miembros de su Gobierno han venido manifestándose con mayor o menor claridad su respaldo a Rodríguez. La más destacada es Rebeca Torró, directora general de Vivienda y primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Ontinyent, que no ha dudado en mostrar el apoyo «total, absoluto e incondicional» de los socialistas de esa localidad hacia Rodríguez. Junto a ella, el director general de Administración Local, Toni Such, que ha mostrado su respaldo y el de los socialistas de su comarca, la Ribera Alta -a la que también pertenece el jefe de gabinete de Puig, Arcadi España- al aún presidente de la Diputación. Y Carles Arqués, asesor del secretario autonómico de Agricultura y también persona de confianza de España.

Reunión con los barones

La guerra interna en el seno del PSPV vivió otro capítulo con un escrito remitido al líder del partido, Ximo Puig, y al secretario de Organización, José Muñoz, con la firma se nueve secretarios comarcales -los cinco que aprobaron resoluciones de apoyo a Rodríguez más los de Camp de Morvedre, Valle de Ayora, Camp de Turia y Utiel-Requena- en la que se pide una reunión con los máximos responsables del PSPV ante lo que consideran como un incumplimiento del artículo 5.2 del código ético del partido. Con todo, dos de esos barones negaron ayer que respalden esa iniciativa.

La vicesecretaria regional del PPCV, Elena Bastidas, consideró que el PSPV «está abierto en canal», al tiempo que se preguntó: «Si el secretario general del PSPV, Ximo Puig, y el secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, no son capaces de liderar ni controlar una organización como el PSPV, ¿cómo van a gestionar la Comunitat Valenciana o España?».

Más