La facturación de Corbín cae en picado en la última legislatura de Rita Barberá

La facturación de Corbín cae en picado en la última legislatura de Rita Barberá

El despacho redujo sus ingresos en un 86% entre las elecciones municipales de 2011 y la siguiente cita con las urnas

Á. MOHORTEValencia

La cifra de negocio de Corbín Abogados sufre una contundente caída a lo largo de la última legislatura en la alcaldía de Valencia de Rita Barberá, cuñada de su titular, José María Corbín. El año de las últimas elecciones que ganó la político popular el despacho de su familiar registró en sus cuentas anuales una cifra de negocio de 285.991,70 euros, un 19,5% más que en el ejercicio precedente.

Sin embargo, este registro ya no se volverá a repetir y, de hecho, dará paso a un desplome de la facturación que rondará entre el 40 y el 50 % anual. Así, Corbín Abogados SL llega a perder entre el inicio y el final de la legislatura un 86% de sus ingresos. Este periodo coincide con la sucesiva denuncia de supuestos casos de corrupción en la Comunitat Valenciana, vinculados con miembros del Partido Popular, como Gürtel o Brugal.

La situación no mejoró desde entonces para la firma y en los dos ejercicios posteriores a la pérdida del poder se produjo otro desplome del 39,8%. En las últimas cuentas disponibles en el Registro Mercantil, que corresponden a 2017, la cifra de negocio se situó en 25.828,82 euros, un 90,9% menos que en 2011. Fuentes del sector señalan que un descenso como éste sólo se podría explicar por una auténtica fuga de clientes... o porque los ingresos no provinieran exclusivamente de los servicios habituales de un bufete de sus características.

Las ganancias sufrieron un revés aún más brusco que sus ingresos. Según las cuentas del despacho, el resultado en 2011 arrojó un beneficio de 174.996,79 euros, mientras que la cuenta de pérdidas y ganancias de 2015 apuntó unas pérdidas de 18.376,55 euros. El periodo entre ambas citas electorales viene marcado por un encadenamiento de malos resultados.

Ya en 2012 sufre un derrumbe del 59,28%, pero sigue en positivo con 71.253,51 euros. A partir de ahí, todos los años ha arrojado un saldo negativo. En 2013, entró en pérdidas con números rojos de 19.535,33 euros. Peor fue el siguiente ejercicio, cuando el dato quedó en -22.890,35 euros, mientras que en 2015 y 2016 pareció estabilizarse en -18.376,55 euros y -19.307,22 euros. Con diferencia, el peor registro fue el de 2017, cuando las pérdidas llegaron a casi cuadruplicares y el despacho perdió 63.757,48 euros.

Inspección fiscal

Por otra parte, la memoria de 2017 influye en su apartado de 'imagen fiel', que esas cuentas anuales se habían preparado a partir de los registros contables de la empresa, habiéndose aplicado las disposiciones legales vigentes en materia contable con objeto de mostrar la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa, pero acto seguido especifica que «se han ajustado los saldos de las diferentes cuentas como consecuencia de la comprobación fiscal a la que ha sido sometida la empresa de los ejercicios de 2012 a 2015», los de el derrumbe de sus números.

Caso Corbín - Operación Azud