https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Aitor emula a Keylor para sostener al Levante

Leganés-Levante./EFE
Leganés-Levante. / EFE

La superlativa actuación del vasco da al equipo el primer triunfo fuera

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZA

No era un pájaro ni un avión. Tampoco se trataba de Superman y, ni siquiera, de Keylor. Aitor Fernández elevó un nivel ya de por si notable en lo que va de temporada para alcanzar el grado de superlativo. El vasco se atavió de súperheroe para sostener al Levante y permitir, de forma casi milagrosa, que el equipo sumase la primera victoria como visitante de la temporada. Los jugadores del Leganés, hundidos en la tabla y anímicamente, no se podían creer que sólo uno de los diez remates que realizaron entre palos acabase dentro de la portería. Hasta el último suspiro, el guipuzcoano redondeó una actuación que recordó a aquellas que convirtió en cotidianas el guardameta costarricense que fue la piedra angular de la permanencia del Levante de Caparrós.

Aitor Fernández fue una versión mejorada de Keylor Navas. El vasco estuvo perfecto. Técnicamente y en los pequeños detalles. Sus paradas inverosímiles pueden minimizar la fortaleza mental que demostró en el minuto 75. En ese instante, cosa rara, cometió un error garrafal con la salida en falso que permitió a Braithwaite marcar el 1-2 y meter al Leganés en un partido que olía a goleada granota. Se durmió un poco Miramón, sí, pero el portero tenía que haberse quedado bajo palos, donde ya había realizado una parada bestial y a bocajarro a En Nesyri.

Después de tal fallo, otro se habría desmoronado. Pero no. Aitor se agigantó. Respiró hondo mientras sus compañeros sacaban de centro y comprendió que restaban 20 minutos de sufrimiento. Comprendió que el primer triunfo como visitante e irse al segundo parón de la Liga con tranquilidad dependían de él. «Sabemos que el Leganés en cualquier jugada aislada te mete ahí y nos ha tocado sufrir más de lo debido. Pero así las victorias saben mejor y esperemos que sea un punto de inflexión en los partidos fuera de casa», reflexionó tras el choque.

Cuidó los pequeños detalles. Como la acción del absurdo penalti de Vezo -¿para qué sacó ese codo a pasear que pudo haberle costado hasta la roja?-, en la que adivinó la intención de Braithwaite. Antes del lanzamiento, Aitor se colocó dentro de la portería para que no le sucediese como a su colega Andrés Fernández en la pena máxima que le paró a Morales. Así evitó adelantarse y que merced al VAR se ordenase repetir el disparo.

«Para un portero, detener un penalti es muy satisfactorio, sobre todo yo que llevaba sin hacerlo casi desde alevines», bromeó Aitor Fernández. Y luego otro momento. Cuando parecía que el gol del Leganés era cuestión de tiempo, a falta de cinco minutos más el añadido, el guardameta notó unas molestias que rentabilizó en un saque de portería. Antes de ejecutarlo, se lanzó sobre el césped y pidió las asistencias. El partido no puede reanudarse sin uno de los arqueros y Aitor aprovechó la norma. Le puso al choque la pausa necesaria para que sus compañeros respiraran y afrontaran los últimos diez minutos de sufrimiento.

Porque el Levante padeció hasta el último instante ante un Leganés tan peligroso como un depredador malherido. A Pellegrino le han llegado mensajes de respaldo desde todos los estamentos del club durante la semana, pero el argentino se sabe de memoria la ley del fútbol. Alcanzar el parón con dos puntos y colista es sinónimo de asomarse al precipicio. Por eso, tras el 0-2, se la jugó acumulando delanteros en el área y el todo o nada casi le sale bien.

1 CD Leganés

Soriano; Aitor Ruibal (Arnaiz, m.63), Bustinza, Awaziem, Siovas (Kevin Rodrigues, m.81), Jonathan Silva; Oscar Rodríguez (Braithwaite, m.60), Recio, Roque Mesa; Guido y En Nesyri

2 Levante UD

Aitor Fernández; Miramón, Vezo, Cabaco, Clerc; Radoja, Campaña (Rochina, m.63), Vukcevic (Melero, m.60); Sergio León (Duarte, m.82), Morales y Roger

GOLEs:
0-1: M.45 Roger, de penalti; 0-2: M.48 Campaña; 1-2: M.75 Braithwaite
ÁRBITRO:
Munuera Montero (Comité andaluz). Amonestó a Recio (m.36), Oscar Rodríguez (m.45), Silva (55), del Leganés; y a Vukcevic (m.1), Miramón (34), León (45), Roger (54), Vezo (79) y a Paco López (entrenador, m.86), del Levante. Expulsó a Miguel Herrera, preparador físico del Leganés, antes del descanso
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la jornada de la Liga Santander disputado en el estadio de Butarque de Leganés (Madrid), ante 10.160 espectadores

Sacó a Braithwaite, Arnaiz y Kevin Rodrigues, mandó a los suyos lanzar balones al área y el Leganés tuvo sus opciones. El partido se puso para que emergiesen los héroes y el que triunfó ayer fue Aitor. Tras el rechace a bocajarro a En Nesyri, el fallo en el 1-2, su acierto en el penalti y la picardía con la lesión, al vasco aún le quedaba repertorio para redondear su soberbia actuación.

En las dos últimas jugadas, sendos saques de esquina, hizo tres paradones. Primero, a Carrillo y después a este mismo atacante y a Soriano, el portero local, que había subido a rematar a la desesperada. El choque acabó con una mezcla de incredulidad e indignación por parte de los pepineros, y alivio para los granotas. Y es que lo que resulta increíble es que, como se puso el partido, el Levante acabase sufriendo. El equipo apenas padeció en la primera parte, en la que daba la sensación de que con poco que se hiciese en ataque se podía poner en apuros al necesitado conjunto madrileño. El primer tanto llegó con polémica, en un despiste de Siovas del que se aprovechó Roger. El delantero estuvo avispado para ponerse por delante del defensor, que le derribó.

En las imágenes dio la sensación de que la acción había sido fuera del área, pero Munuera Montero ni siquiera se acercó a la banda a consultar la acción en la pantalla. Mantuvo su decisión y mandó lanzar la pena máxima que convirtió el Pistolero. Durante la tarde, se filtró que desde el comité técnico se había admitido un error de comunicación entre la sala del VOR y el colegiado. Vamos, que debió haber pitado falta. El Leganés, indignado, prepara un recurso solicitando que se repita el encuentro desde ese instante. ¿Prosperará una petición? Parece poco probable pero vayan a saber...

Lo que sí resulta innegable es la calidad de Campaña, que nada más volver del descanso hizo una genialidad al lanzar una falta lateral. Vio a Soriano adelantado esperando el centro y sorprendió al meta del Leganés. «En primera instancia mi intención es ponerla entre la defensa y el portero. Una vez miro al área veo que el portero está muy fuera, cambio la idea e intento pegarle a puerta», explicó. Luego, el sevillano se lesionó y con su marcha se desmoronó el Levante hasta el punto de que sólo se sostuvo gracias a Aitor. Esa nefasta última media hora da para reflexionar en este parón.