Gran Turia vuelve a apelar a la justicia para tener la misma libertad horaria que Valencia

Centro comercial Gran Turia, en Xirivella. /Juan J. Monzó
Centro comercial Gran Turia, en Xirivella. / Juan J. Monzó

El complejo reclama a la Audiencia Nacional que anule por discriminatoria la resolución del Consell que descartó equipararle en aperturas en festivo a competidores como Aqua o Arena pese a la sentencia dictada a su favor

Inés Herrero
INÉS HERREROValencia

Los comerciantes de Gran Turia se resisten a dar por perdida la guerra contra el Consell para tener la misma libertad horaria que sus competidores de Valencia. Desde el centro comercial de Xirivella, que ganó el pulso en los tribunales a los cuatro años de que le negasen la libre apertura en festivos, piden a la Audiencia Nacional que anule la resolución dictada por el Servicio Territorial de Comercio y Consumo a finales de 2018 para cumplir esa sentencia.

Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, la asociación de comerciantes del centro planteó un incidente de ejecución de sentencia con el argumento de que la Generalitat «continúa impidiendo que Gran Turia pueda ejercer su actividad en igualdad de condiciones con el resto de competidores» ubicados en el término municipal de Valencia.

Comercio interpretó que la sentencia sólo exige dar este año a Gran Turia las aperturas que habría obtenido en 2014, quince aparte de las autorizadas en toda la Comunitat, pero descartó equiparar su régimen de aperturas al de operadores como Arena o Aqua, con los que exigía funcionar en igualdad de condiciones.

Desde Gran Turia, no obstante, mantienen que «la sentencia ha sido incorrectamente ejecutada» por concederle catorce festivos menos que a los comercios de Valencia del 1 de diciembre de 2018 al 31 de diciembre de 2019, lo que considera «un elemento de discriminación evidente que no resulta ajustado al fallo».

Por este motivo, apelan a la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional para que anule esa resolución y condene a la Generalitat a dictar otra nueva que declare Zona de Gran Afluencia Turística el entorno del centro, ya que «no ha dado ningún motivo fundado» para no hacerlo, sino que descarta valorar esa posibilidad «con el único argumento de que el Ayuntamiento expresó dudas hace cuatro años».

En caso de que los magistrados no vean posible esa medida, les piden que la Generalitat autorice a los comercios de Gran Turia a abrir los mismos festivos que sus competidores de Valencia hasta fin de año.

Además, trasladan a la Audiencia Nacional la necesidad de que esta cuestión «se resuelva con urgencia» dado que el próximo 31 de diciembre expira la vigencia de la resolución que pretenden anular por discrepar en el número de días autorizados, no en ese ámbito de aplicación fijado en trece meses. A partir de 2020, por tanto, volvería a disponer sólo de las once aperturas en festivo contempladas en toda la Comunitat.

Desde Gran Turia, que ayer declinó realizar declaración alguna sobre esta cuestión, hicieron público a final de año un calendario que recoge esos quince festivos adicionales para 2019: los domingos 28 de abril; 16 y 30 de junio; 1, 8, 15 y 22 de septiembre; 27 de octubre; el viernes 1 y los domingos 3, 10, 17 y 24 de noviembre y 1 y 8 de diciembre.

«Injustificada y arbitraria»

En su escrito, argumentan que «los razonamientos seguidos por la administración para adoptar su decisión son completamente incoherentes y carentes de toda justificación, incurriendo claramente en arbitrariedad», y «evidencian además una voluntad clara y manifiesta de incumplir lo acordado en el fallo».

Para los comerciantes de Gran Turia, que llevaron esta cuestión a los tribunales junto a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), se trata de una «aplicación incoherente, inadecuada, injustificada y arbitraria» del régimen de horarios excepcionales.

Al respecto, recuerdan que la normativa vigente sólo permite autorizar apertura en horarios excepcionales para un máximo de dos domingos o festivos y, de ahí, que considere correcto que la Generalitat acuda al régimen en vigor en 2014 -cuando pidió esos horarios excepcionales para abrir en festivo- para cumplir la sentencia de la Audiencia Nacional.

«Consolida la discriminación»

A su entender, no obstante, al no existir entonces una limitación en el número de festivos que podían autorizarse al amparo de ese régimen, lo correcto para «poner fin a la situación discriminatoria» habría sido «establecer expresamente una equiparación al régimen horario de los competidores». En este sentido, acusan a Comercio de «acudir de forma artificiosa e injustificada» al decreto de 2015 que modificó esa normativa para «limitar de forma artificiosa el número de días que se debían haber reconocido», y con ello, «lo que se está haciendo en realidad es consolidar, aunque sea con diferente intensidad, la misma situación de discriminación que se dice corregir».

Más noticias sobre horarios comerciales