La conjura del doblete y del título de Euroliga

Rafa Martínez levanta la copa de campeones en el balcón del Ayuntamiento./J. Signes
Rafa Martínez levanta la copa de campeones en el balcón del Ayuntamiento. / J. Signes

El Valencia Basket brinda a la afición su cuarta Eurocup con el deseo de que las próximas copas sean de más calado | Rafa Martínez se emociona con su hija Paula en brazos y Van Rossom se atreve ante los seguidores a saludar en valenciano

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

«Vamos a hacer toda la fuerza para volver en junio al balcón del Ayuntamiento con el campeonato de Liga y cuando tengamos el Arena construido vendremos con la Euroliga». El reloj marcaba las 21.55 de la noche cuando Juan Roig dejó la frase de la celebración de la cuarta Eurocup del Valencia Basket, ante la atenta mirada de más de 2.000 seguidores que se acercaron a la Plaza del Ayuntamiento. El mensaje, eso sí, tenía un calado profundo. El mecenas del club lanzó el órdago de traer la Euroliga cuando el equipo se cambie de casa, algo que no llegará como muy pronto, hasta el inicio de la temporada 2022-23. Mientras eso llega, la obsesión del club debe ser mantenerse en la Euroliga de forma continuada y no jugarla de forma alterna con la Eurocup. Ese será el reto de la próxima campaña, enlazar por primera vez en la historia del club dos participaciones seguidas en el máximo torneo.

Poco antes de que Roig, con bufanda al cuello, encendiera a sus aficionados Fernando San Emeterio fue el primero en dejar claro que la temporada no se ha acabado para el Valencia Basket, expresando un deseo en voz alta: «Otra vez estamos aquí, esto no ha acabado y en junio nos vemos otra vez aquí». El sueño del doblete comenzó ayer en el corazón de Valencia. Jaume Ponsarnau, uno de los más aclamados de la noche, también mostró su ambición poniendo su mirada en ese futuro Arena: «El señor Juan Roig quiere hacer un pabellón muy grande y necesitamos ser más gente. Nuestro deporte, el basket, es maravilloso. Vamos a convencer a más valencianos para que se apunten al baloncesto. ¡Amunt València!».

Vídeo

Antes de los parlamentos, los jugadores fueron presentados uno a uno después de la recepción oficial y de que el alcalde, Joan Ribó, recibiera la Eurocup, aunque Rafa Martínez y Juan Roig, que llevaban la Copa, se fueron enseguida a entregarla a los aficionados que estaban congregados en la primera fila.

«Hem tornat açi, si sigo así en veinte años hablo valenciano», se arrancó Van Rossom una vez entrados en calor antes de dar paso a Vives: «Estoy contento de volver aquí y me emociono. Lo de ayer (por el lunes) fue brutal y nos hicisteis vibrar mucho». Sergi García, el eterno descarte este año, avisó de que no está en sus planes cambiar de ciudad: «Cada día siento ese orgullo que sentís vosotros por el club. Espero estar mucho tiempo aquí».

Antoine Diot se enternece en el balcón: «Este título significa mucho para mí»

Uno de los jugadores más emocionados fue Antoine Diot, que acabó teniendo un protagonismo vital en el tercer partido tras una temporada marcada por las lesiones: «Este título significa mucho para mí y la verdad es que somos una familia». El francés fue el encargado de cerrar la fiesta: «El último el mejor, el capitán Rafa Martínez». La plaza atronó para recibir a su capitán. El de Sampedor intentó que su hija Paula cantará una variante de su cántico de guerra en la Fonteta, un «¡Papa Martínez!» en vez del «¡Rafa Martínez!» que acabó coreando toda la plantilla. El deseo de todos es que repita en junio. Con el doblete.

EN TARONJA

3
Autobuses desplazaron a todos los invitados del club durante la fiesta de esta cuarta Eurocup, puesto que acto seguido todos se trasladaron a L'Alqueria del Basket para celebrar la tradicional cena de familia que fue el fin de fiesta
Will Thomas tira el micro.
Una de las anécdotas de la tarde llegó cuando Will Thomas, emulando un famoso gesto de Obama, tiró el micro cuando le llegó su turno de palabra. Ni la insistencia de los aficionados y de sus compañeros pudo convencer al MVP de la Eurocup para que pronunciara alguna palabra. El de Baltimore es genio y figura
2.000
aficionados acompañaron al Valencia Basket en unas celebraciones por la ciudad que tuvieron su punto final en el Ayuntamiento, mostrando su calor al equipo de Jaume Ponsarnau, que, por cierto, ha sido invitado por el Valencia a presenciar el choque frente al Villarreal de Europa League, que se disputa mañana en Mestalla

Más sobre la celebración del Valencia Basket