Kiptum ilumina Valencia con el récord del mundo de Medio Maratón

Kiptum, junto a Juan Roig. /LP
Kiptum, junto a Juan Roig. / LP

El africano rebaja en cinco segundos la marca lograda por Tadese en 2010, mientras que la etíope Gelete Burka se impone en categoría femenina

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLE

El sábado, Abraham Kiptum aprovechó su estancia en Valencia para acudir a un centro comercial. «Compró un móvil nuevo y un reloj, ya que quería uno que le marcara bien el GPS y demás», cuenta Juan Pedro Pineda, representante del atleta. En esas horas de desconexión, el keniano no podía barruntar lo que estaba por llegar... Su teléfono iba a alcanzar una actividad frenética después de que su cronógrafo señalara un tiempo histórico: 58 minutos y 18 segundos. Es la marca con la que batió ayer el récord del mundo de medio maratón, entrando en el Olimpo de los corredores. Y lo hizo en la capital del Turia, epicentro del 'running' más que nunca. Deslumbra al planeta a la velocidad de la luz.

La emoción se desbordó a las 9:58 horas en la avenida Antonio Ferrandis. Kiptum y Valencia se cogieron de la mano para convertirse en leyenda. Del sueño a la realidad en apenas unos segundos. Los que tardó el keniano en completar una recta final sobre la que voló. El Medio Maratón Trinidad Alfonso EDP aspiraba desde hace años a desbancar a Lisboa, donde Zersenay Tadese firmó el récord del mundo en los 21 kilómetros en 2010. El eritreo estableció un registro de 58:23 en tierras portuguesas. Ayer la capital del Turia rebajó la marca en cinco segundos.

El cambio de trazado surtió efecto. El recorrido redujo sensiblemente el número de giros y pasó a tener sólo 13. Circuito llano y cómodo en busca del récord. Las condiciones meteorológicas también se aliaron. Hubo una temperatura idónea, que osciló entre los 10 y los 12 grados, la humedad fue moderada y el viento no se hizo notar. Había muchas esperanzas depositadas en Abraham Cheroben, quien había conquistado el Medio Maratón Trinidad Alfonso EDP en tres de las cuatro últimas ediciones y ostentaba la plusmarca de la prueba. El de Bahrein paró el cronómetro en 58:48 en 2014, aunque ayer se apagó. Muy pronto se retiró.

El récord mundial se presentaba como una utopía hasta el kilómetro 15. En cambio, el ritmo de los atletas sí invitaba a pensar en batir el registro de Cheroben. Con el de Bahrein fuera de combate, Kiptum dio un paso adelante en el ecuador. El keniano pasó a liderar la carrera en solitario, aunque esa falta de presión en absoluto le llevó a relajarse. Todo lo contrario. Sus zancadas resultaban cada vez más imponentes.

Kiptum llegó al kilómetro 15 con un tiempo de 41:38. Diez segundos por debajo de la plusmarca de Valencia pero ocho más lento que el récord del mundo. El keniano se sentía fuerte. Entonces arrancó el espectáculo, ese que dejó boquiabiertos a los miles de seguidores que seguían la carrera sin apartar la mirada.

A la altura de la avenida del Profesor López Piñero, que representaba el kilómetro 20, Kiptum avisaba a los espectadores de que iban a ser testigos de un acontecimiento excepcional. Sus piernas iban dos segundos por debajo del récord mundial. Tras el arco de meta, los organizadores contenían la respiración. El premio estaba más cerca que nunca. Cuando la silueta del keniano asomó por la recta final, se desató la euforia. Su jugosa renta permitió celebrar el hito incluso antes de que rompiera la cinta. Cinco segundos por debajo de Tadese. Delirio.

Más información del Medio Maratón de Valencia

El vertiginoso acelerón de Kiptum en los últimos kilómetros dejó anonadado a su propio representante. «Sabemos que es un atleta muy fuerte. En los últimos años lo está demostrando. El año pasado hizo 2:05:26 en el maratón de Amsterdam y este año, en septiembre, hizo 59:09 en el medio maratón de Copenhague. Sabíamos que venía muy bien de forma y estaba para bajar de 59:09, pero realmente no sabíamos que estaba para batir el récord del mundo. Nos ha sorprendido a todos», admite Juan Pedro Pineda.

El keniano, quien se va a casar el 20 de diciembre, destila sencillez. «Es muy buena persona. Es humilde y está muy centrado en el trabajo que hace. Lleva una vida muy tranquila. ¿Aficiones? Correr. Y mucho», añade con un sonrisa Pineda. Tras Kiptum, llegaron a meta Yemal Yimer (58:33) y Hadis Embaye (58:44). Hasta diez atletas pararon el cronómetro antes de la hora. El mejor español fue Toni Abadía (1:01:15).

El Medio Maratón Trinidad Alfonso EDP fue un rotundo éxito. Los hombres tomaron el testigo de las mujeres. Y es que el año pasado la cita valenciana consiguió el mejor registro internacional en féminas, ya que Joyciline Jepkosgei cubrió los 21.097,5 metros en 1:04:51.

Ayer, la mujer más rápida fue la etíope Gelete Burka, quien firmó un tiempo de 1:06:10, superando a Alia Mohammed (1:06:13) y Edith Chelimo (1:06:18). La española más rápida fue Diana Martín (1:13:19). Los 15.500 corredores que tomaron la salida en Valencia disfrutaron de una prueba que ya domina el planeta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos