Las mil caras del Medio Maratón

Miles de atletas llenaron las calles de Valencia. / manuel molines
Miles de atletas llenaron las calles de Valencia. / manuel molines

Ana Sanz viene desde Zúrich para realizar una prueba que no pudo hacer en 2016 al quedarse embarazada, y ahora vuelve con su hija La carrera tiene más puntos de animación y voluntarios repartidos por la ciudad

L. M. / J. M. VALENCIA.

Desde Zúrich con dirección Medio Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP. Ana Sanz es de Valencia pero reside en la ciudad suiza. Este fin de semana volvió a casa como hace tantas otras veces. Esta vez además de visitar a su familia tenía una cita que llevaba esperando dos años.

En 2016 la atleta popular estaba lista para correr los 21K de Valencia. Pero un buen motivo le obligó a posponerlo: «Había estado preparándome para disputarla pero me quedé embarazada y no pude participar. Me dio un poco de pena pero pensé que la primera carrera que corriera después de nacer mi hija iba a ser la de mi ciudad». Ayer fue el día. «Unos ocho meses después de su nacimiento retomé la actividad. Alternaba andar y correr y progresivamente fui aumentando el tiempo y las distancias», añade Ana quien ayer al fin disputó su cuarto medio maratón, su segundo en Valencia: «En Suiza la gente es muy deportista, es muy habitual salir a correr y cruzarte con gente que lleva la misma dirección que tú por la tarde o a mediodía. De hecho no creo que fuéramos los únicos en el avión que fuésemos a correr la carrera de ayer. ¿El maratón? Me gustaría, pero más adelante», comenta.

La prueba un año más fue un ejemplo de animación, pero en esta ocasión incluso en mayor medida que otras veces, ya que se había colocado un punto para dar aliento a los corredores en cada kilómetro, a los que se sumaban los vecinos de Valencia y los acompañantes de los atletas que se agolpaban en los márgenes del recorrido para dar alas a los participantes. Además, mil voluntarios se repartían por la carrera para que la organización funcionara a la perfección, y de hecho es un aspecto que ayer destacaban todos los corredores.

Las intensas lluvias del sábado por la tarde sembraron el miedo entre atletas y organizadores por si afectaba a la carrera. Pero nada de eso. La mañana fue fantástica en cuanto a la meteorología, con un sol radiante, y pasado del frío de primera hora, la temperatura fue muy agradable toda la mañana.

Miles de atletas llegaron desde diversos países, específicamente para el Medio Maratón, pero aprovechando la carrera la gran mayoría de visitantes, tanto extranjeros como de otras comunidades de España, se quedaron el fin de semana para hacer turismo en la ciudad, lo que repercute en la economía y supone un considerable impacto económico. Parejas, grupos de amigos, compañeros de trabajo o familias se animaron a realizar la carrera, ya fuera con el mismo equipaje o con diferentes colores. Incluso había gente disfrazada, que desafía la distancia pero no que no pasaba desapercibida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos