Cultura promete a la Catedral agilizar los permisos tras las quejas por el bloqueo

El arquitecto, Salvador Vila, en la zona pendiente de rehabilitación./EFE
El arquitecto, Salvador Vila, en la zona pendiente de rehabilitación. / EFE

Los técnicos afirman al inspeccionar la fachada renacentista que no corre riesgo de caída pese a los daños en las vigas

P. MORENO

Cuarenta y ocho horas después de la denuncia de la Catedral por el retraso del permiso de la Conselleria de Cultura para una serie de obras en la llamada Lonja de los Canónigos, la Dirección General de Cultura y Patrimonio envió ayer a un equipo de técnicos para realizar una primera valoración del estado de las estancias, que recaen a la plaza de la Virgen. La conclusión es que no hay riesgo extremo de desplome, pero sí se comprometieron a agilizar las autorizaciones.

La Seo espera desde 2014 autorización para intervenir en las vigas y el artesonado de esta parte del principal monumento de la ciudad. Las termitas han dañado gravemente la madera, que tiene una anchura de 45 centímetros y forma un conjunto radial. Desde la calle se aprecian los puntales colocados en la primera planta por este motivo.

El arquitecto Salvador Vila, responsable técnico del inmueble, señaló estos días que el peligro de caída se eleva al tener en cuenta la fragilidad de la fachada renacentista, de una factura prácticamente única en Valencia. «Es como porcelana comparado con las vigas», afirmó, por lo que un colapso de los elementos de madera arrastraría todo lo demás en un desplome.

El equipo técnico de la Conselleria estuvo acompañado en la visita por los responsables de patrimonio del Cabildo y, tras la inspección ocular, los primeros desestimaron que exista riesgo inminente de colapso en la también llamada Arcada Nova de la Catedral, según informó la Generalitat. Los funcionarios sí constataron la existencia del deterioro de algunas vigas del techo que «han de ser reparadas con celeridad», afirmaron en un comunicado.

Las mismas fuentes añadieron que se mantuvo una reunión en la que se trazó un plan de actuación tanto para resolver los problemas puntuales de la techumbre de la lonja, como para acelerar la resolución de los proyectos pendientes de autorización.

Como primer punto de la reunión, el personal técnico de Patrimonio pidió a los religiosos una priorización de los asuntos pendientes entre ambas partes, y el Cabildo reclamó por delante de las vigas la resolución de las goteras en la capilla del Relicario, actualmente protegida por una lona debido a los daños por las filtraciones de agua.

El Cabildo prefiere obtener antes el permiso para intervenir en la capilla del Relicario

En la reunión de las dos técnicas de Patrimonio y el subdirector general de Patrimonio y Museos, Antonio Bravo, con el conservador del patrimonio artístico del Cabildo, Jaime Sancho, el canónigo fabriquero Ramón Fita y el canónigo archivero Vicent Pons, se acordó que se presentará una memoria valorada para realizar la reparación de las vigas de la Arcada Nova de la Catedral.

La Dirección General de Cultura y Patrimonio se comprometió a «analizar con diligencia este documento» para que las obras se puedan acometer lo antes posible. Así mismo, se ofreció la colaboración de los técnicos de Patrimonio para su redacción.

El arquitecto Vila comentó sobre esto que «jamás se ha pedido ninguna memoria sobre los proyectos presentados en 2014», para subrayar que es la primera visita que realizan la Conselleria al lugar en estos cinco años. Ambos extremos fueron negados posteriormente desde la dirección general, al indicar que «sí se han realizado visitas y con frecuencia», para indicar que los escritos presentados no son suficientes.

Las principales urgencias se deben a humedades y vigas afectadas por termitas

En la misma reunión también se puso de manifiesto por parte de la Administración autonómica la necesidad de que el Cabildo complete los proyectos pendientes con informes que tengan en cuenta valores arqueológicos, históricos, arquitectónicos y artísticos, y que, «en reiteradas ocasiones, se ha solicitado tanto por vía escrita como en reuniones presenciales». Vila sostiene sobre esto último que la Generalitat tiene dos informes de la Facultad de Geografía e Historia y el Servicio de Investigación Arqueológica del Consistorio que responden a esas cuestiones.

Diez proyectos

Desde la Dirección General de Cultura y Patrimonio aseguran que se han autorizado, en los últimos años, diez proyectos relacionados con la Catedral. Así, afirman que «ha quedado patente que la Generalitat no bloquea ningún proyecto, sino que está a la espera de la documentación necesaria para tomar una decisión fundamentada».

Los proyectos pendientes son los de Restauración de la lonja, escalera de acceso y puente a la Basílica, recuperación de la girola gótica que recae en la plaza de la Almoina, el proyecto de restauración de la caja de la escalera del Archivo y la restauración del acceso y distintas salas del Micalet.

El derribo del muro en la parte de la Almoina deberá estar avalado y con «consenso social»

El equipo técnico aprovechó la visita para valorar nuevamente el estado de la capilla del Relicario, afectada por filtraciones de agua de lluvia. Acompañados por los responsables del Cabildo, constataron que las goteras no han causado daños estructurales y ambas partes «han consensuado la necesidad de presentar otra memoria valorada como paso previo a la autorización de las obras para reparar las filtraciones. En Patrimonio se espera este documento desde enero de este mismo año, cuando se envió a la Catedral un requerimiento oficial». El perjuicio ha obligado a trasladar reliquias a otra de las estancias.

Esta iniciativa ha resultado una de las más conflictivas, dado que el propósito de la Seo es demoler un muro de ladrillo del siglo XIX para dejar a la vista la parte gótica. Ante las dudas en autorizar esa intervención, la Conselleria ha pedido informes consultivos al Consell Valencià de Cultura, la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración, la Universitat de València y la Politècnica antes de tomar una decisión.

Desde la Generalitat señalaron que la «Ley 4/98 de Patrimonio Cultural valenciano impide la intervención irreversible en un monumento declarado Bien de Interés Cultural y la Catedral lo es desde 1931. En la reunión se ha llegado a un acuerdo tanto en la complejidad de la decisión como en la necesidad de que esté avalada por órganos consultivos y cuente con un elevado consenso social».

Noticias sobre la catedral