La indiferencia de Marzà obliga al Círculo de Bellas Artes a recurrir a Puig

Una mujer se dirige a la sede del Círculo de Bellas Artes. / Jesús Signes
Una mujer se dirige a la sede del Círculo de Bellas Artes. / Jesús Signes

La entidad trasladará a Presidencia los informes de la situación para que le condone la deuda a cambio de sus fondos pictóricos

LAURA GARCÉS VALENCIA.

La indiferencia de la Conselleria de Cultura, que dirige Vicent Marzà, ha llevado al Círculo de Bellas Artes a movilizarse en busca de salidas a la situación que amenaza su pervivencia. La vía escogida ha sido dirigirse al presidente de la Generalitat, Chimo Puig, para que sea el Consell el que estudie la posibilidad de una condonación de la deuda a cambio de los fondos pictóricos de la centenaria entidad cultural.

Lo confirmó ayer el presidente del Círculo, Gerardo Stübing, tras la reunión mantenida con Manuel Muñoz, presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, institución que en todo momento ha mostrado su apoyo al Círculo y que ahora le ha planteado algunas sugerencias para evitar su desaparición. En el encuentro abordaron la iniciativa de dirigirse al jefe del Consell como opción para superar las difíciles circunstancias que rodean a la entidad como consecuencia de que la Conselleria de Cultura le reclama una deuda de 1,8 millones de euros por la devolución de una subvención concedida para la rehabilitación y equipamiento del edificio que años atrás adquirieron como sede y que con posterioridad vendieron.

Stübing recordó que ya solicitaron una reunión con el jefe del Consell hace «más de dos semanas» sin que hasta el momento haya respuesta. Pero ayer añadió la disposición a insistir por este camino. Para ello trasladarán toda la información sobre la situación con el objetivo de que analicen la «posibilidad de condonar la deuda a cambio del patrimonio, pues de lo contrario el Círculo desaparecerá».

La institución lamenta que la falta de respuestas de la conselleria bloquea la posibilidad de pedir ayudas

La entidad, ligada a la cultura de la ciudad desde hace más de un siglo, lleva en su cartera otra petición: arrancar a la Generalitat «el compromiso de apoyarles para evitar la extinción», apuntó Stübing. Se sienten legitimados para plantear esta solicitud porque «pese a las dificultades, el Círculo sigue vivo. Lo hemos demostrado, en los últimos dos años nuestra actividad no se ha detenido».

En la reunión de ayer Muñoz trasladó otra sugerencia, también recibida de buen grado por el Círculo de Bellas Artes, con la mirada puesta en ofrecer actividad cultural a la sociedad valenciana. «Les he propuesto un proyecto de colaboración que resulte atractivo para recibir ayudas», explicó Muñoz. La iniciativa, de proyección artística y sobre las que las partes no quisieron adelantar su contenido, queda a expensas de que la aprueben las juntas de gobierno de las dos entidades.

Horas antes del encuentro con el presidente de la Academia de San Carlos, el representante del Círculo de Bellas Artes manifestó a LAS PROVINCIAS que la entidad estaba interesada en que la Conselleria de Cultura buscara «una solución rápida» a la situación al considerar que la falta de respuesta ocasiona «un doble perjuicio». Por una parte «dificulta la solución y, además, tiene bloqueada la posibilidad de solicitar ayudas como puede hacerlo cualquier otra asociación», aseveró.

El secretario autonómico de Cultura, Albert Girona, explicó que a fin de conocer qué medidas se podrían adoptar están recabando toda la información, que comprende aspectos relativos a la valoración de los fondos pictóricos del Círculo, si están declarados BIC y si cualquier resolución «tiene que pasar por la junta de Patrimonio». Girona lamentó la falta de comunicación por parte de la entidad y les instó a que digan «qué quieren para buscar una solución».

 

Fotos

Vídeos