Alertan de los riesgos de un fármaco «40 veces más adictivo que la heroína»

Manuel Escolano, durante su intervención en la Universidad Católica. / LP
Manuel Escolano, durante su intervención en la Universidad Católica. / LP

El responsable de inspección farmacéutica de Sanidad advierte de que el consumo del opioide fentanilo alcanza dimensiones de epidemia

R. V. VALENCIA.

Manuel Escolano, responsable de Inspección Farmacéutica de la de la Conselleria de Sanidad, alertó ayer sobre los riesgos del consumo de fentanilo, un opioide para tratar el dolor crónico que desde 2011 cuenta con una nueva forma farmacéutica en las formas de liberación rápida. El experto advirtió de esta situación en los cursos de verano de la Universidad Católica de Valencia (UCV).

El experto advirtió de que el consumo de fentanilo en España alcanza dimensiones que «nos pueden hacer hablar de epidemia. Es el fármaco con mayor nivel de mortalidad de todos los fármacos existentes, consecuencia de los efectos secundarios o de las sobredosis».

Durante su intervención Escolano ofreció algunos detalles sobre el fentanilo y detalló que aunque inicialmente se destina «a pacientes con dolor oncológico, el problema es que se está tratando inadecuadamente». A todo ello añadió que esta sustancia puede estar bien utilizada «siempre y cuando se observen las pautas correctas de uso pero, fuera de esta indicación, su mala utilización puede generar consecuencias nefastas; de hecho, es cuarenta veces más adictivo que la heroína».

A estos datos añadió que la «crisis del fentanilo se ha visto por ejemplo en el gobierno de Donald Trump de 2017, pues ha habido una alerta nacional con respecto a las muertes producidas por este tipo de medicamento» y en referencia a España apunto que «estamos viendo una incidencia muy alta con respecto a las adicciones, sobredosis y muertes que provoca este fármaco».

El responsable de inspección farmacéutica se detuvo en señalar que «a diferencia de otro tipo de drogas, el fentanilo es obtenido fundamentalmente en el ámbito sanitario». Esta circunstancia, a su juicio, le concede una «peculiaridad muy importante a lo que es una nueva forma de llegar a la adicción, por lo que es necesario alertar desde los ámbitos sanitarios».

Tras realizar estas afirmaciones, denunció que «no hay un dimensionamiento epidemiológico suficiente en términos de adicción y mortalidad, que es lo que estamos intentando trabajar desde de la Conselleria de Sanidad».

El ponente propuso medidas para afrontar el problema. Entre estas incluyó la formación a facultativos, protocolos de tratamiento del dolor crónico en atención primaria, la mejora de los sistemas de información, generación de alertas, y una mayor coordinación de los niveles asistenciales de los pacientes que requieren asistencia multidisciplinar.

 

Fotos

Vídeos