https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Un trío de leyendas alumbra al Valencia

Aliento. La afición llevo al Valencia en volandas. Antes del partido, un espectacular tifo decoró la grada./J. signes
Aliento. La afición llevo al Valencia en volandas. Antes del partido, un espectacular tifo decoró la grada. / J. signes

La lona de Kempes, Baraja y Piojo abre una final que se cierra con Marcelino y la plantilla llorando sobre el césped

Toni Calero
TONI CALEROSevilla

Cuando al pitido inicial de Undiano Mallenco aún le faltaba una hora, el fondo norte del estadio de Betis estaba abarrotado. Sombra. En eso sonrió la suerte. Al otro lado, el 'speaker' del Barça intentaba levantar a su gente. Difícil. Después de haber comprobado su inferioridad numérica en Sevilla, estaban a la espera de Messi para poder equilibrar fuerzas.

La final en vídeos

De Nino Bravo y los nervios previos a la final se pasó a la escueta actuación de David Bisbal. En el sector blanquinegro estaban a otra cosa. En lo alto de la grada dormía una pancarta que subiría la moral de equipo y afición. Con cierto suspense fue desplegándose la espectacular lona y sus protagonistas: Mario Alberto Kempes, Rubén Baraja y Piojo López. «Soñar que no tenemos techo. 1919-2019». El lado culé, en la última década mucho más acostumbrado a catar finales, se conformó con un sobrio 'tots units, som-hi', Barça'.

Pasó el partido y el Valencia se dispuso a celebrar su octava Copa del Rey. El año del centenario. Se vació el fondo del Barça a la velocidad de la luz y el Villamarín tuvo un sólo color. No se movió un alma por parte valencianista, que coreaba el nombre de un Marcelino por fin ganador de títulos. Se apagaron las luces del estadio del Betis, sonó el 'We are the champions' y los familiares de los futbolistas invadieron el verde. Lloros. De todos. Ricardo Arias, hizo de adivino: llevaba una camiseta negra con el '19' de Rodrigo. En el nombre del gol.

Parejo cogió el micrófono y se dirigió sobre el césped, llorando, a los aficionados. También Marcelino. Fueron algunos de los momentos más bonitos de la noche, cuando todos los valencianistas celebraban el título. Y con un guiño a la historia, al sonar el 'Probe Miguel' de Sevilla 1999.

La Copa. Parejo levanta el trofeo que le entrega el Rey Felipe.
La Copa. Parejo levanta el trofeo que le entrega el Rey Felipe. / Txema Rodríguez

Marcelino, en familia. El técnico del Valencia abraza a su madre y a su mujer tras el encuentro.
Marcelino, en familia. El técnico del Valencia abraza a su madre y a su mujer tras el encuentro. / Txema Rodríguez

Más información