https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Una remontada que exigirá menos ventas de jugadores en el Valencia CF

Lim y Murthy posan en el vestuario del estadio de Zorrilla con los jugadores del Valencia. / vcf/lázaro de la peña
Lim y Murthy posan en el vestuario del estadio de Zorrilla con los jugadores del Valencia. / vcf/lázaro de la peña

Murthy y Lim pasan por el vestuario para felicitar a una plantilla que se enfrenta a un verano más comedido

JUAN CARLOS VALLDECABRES

En 38 jornadas sólo ha sido dos veces cuarto, pero bien que lo ha sabido aprovechar. El Valencia CF 2018-19 ha hecho historia. Será la duodécima vez que el club de Mestalla participe en la Liga de Campeones (la primera ocasión fue la campaña 1999-2000 y, por lo tanto, la ha jugado en más de la mitad de las temporadas completadas). Pero en esta ocasión el logro viene acompañado por una etiqueta muy especial: es la primera vez que un equipo que al final de la primera vuelta estaba a 10 puntos de distancia de la Champions, consigue una remontada de estas características, hasta el punto de acabar cuarto, posición que dicho sea de paso se ha convertido en la más habitual para el Valencia -cuarto presupuesto- en Primera. Con ésta son trece las ocasiones en las que ha logrado esta clasificación, por delante de la quinta y la séptima posición que ha registrado en diez campañas cada una.

Por eso ayer, antes de que decenas de aficionados recibieran con alegría al equipo en el aeropuerto de Manises (se fueron luego a cenar todos), en Pucela se vivió una explosión de júbilo, quizás de la misma intensidad como la que hubo en Almería en 2015, cuando Peter Lim se asomó por un momento al palco del estadio andaluz, mucho después del partido, y sin saber lo que cantaban los pocos aficionados valencianistas que todavía permanecían en la grada, se puso a saltar de alegría ante las miradas de su mujer y de Layhoon. Este sábado, el máximo accionista bajó a toda prisa junto a Anil Murthy hacia el vestuario. Ni uno ni otro pasaron por la ducha como marca la tradición festivalera pero sí recibieron algún que otro chorro de agua en los festejos. Posaron para el fotógrafo del club junto con los futbolistas (en la imagen faltan Parejo y Sobrino, y tampoco aparece Marcelino, con el que se abrazaron más tarde en el pasillo).

Valencia CF

Luego, al salir, Lim sonreía sin comentar nada a los periodistas. Dejó la portavocía de sus sentimientos al presidente. «Ha dicho que muy bien, dos años seguidos estamos en Champions. Eso es muy importante para este proyecto», apuntaba Murthy. Sabe bien el dirigente que la teórica estabilidad financiera necesita de los ingresos de la Liga de Campeones, aún sabiendo que a pesar de eso el club tiene que vender para poderamortiguar el desfase ya previsto.

«Nos ha dicho que hemos hecho un buen trabajo», apuntaba Marcelino sobre el dueño de la entidad mientras que Kondogbia lo resumía así: «Lo ha festejado con nosotros, nos ha dado la enhorabuena».

Con algo más de calma en el cuerpo pese al momento, Murthy trataba de reflexionar lo conseguido y sus consecuencias. «Otra vez estamos en Champions, otra vez vamos a jugar con los grandes en Europa. Este club debe estar con los grandes en Europa y ahí estamos. La segunda vuelta de este año con 38 puntos es una remontada espectacular, una demostración que este equipo tiene lo que es necesario para ganar».

Y dentro de sus palabras, un pensamiento sobre la remontada y un deseo a corto y medio plazo: «Siempre es difícil creer en algo cuando no teníamos tantos puntos en la primera vuelta, pero nunca dejamos de creer que es posible. Espero llegar más lejos de Champions el año que viene. Ahora vamos a celebrarlo y mañana ya pensaremos en la Copa».

Mateo Alemany: «Rodrigo es un jugador vital, es feliz aquí. A ver qué dice el mercado»

En la misma línea se expresaba mucho más reflexivo Mateo Alemany, firme defensor de Marcelino cuando las cosas iban mal. «Me parece de 'chapeau' para el cuerpo técnico, para la afición... impresionante. Dos años en Champions era muy importante para el club. Si queremos llegar el club que tenemos en la cabeza, repetir Champions es el objetivo».

Preguntado el director general por el futuro de Rodrigo se limitó a decir: «Ahora no me preocupa. Es un jugador vital, es feliz aquí, sólo hay que ver cómo ha celebrado los goles, a ver qué dice el marcado.»

Sobre la final, el mensaje es contundente: «Nuestra intención es ganar, lo exige el escudo y la historia. Vamos a por esa Copa. El equipo se va a vaciar, ese es el compromiso que nos ha mantenido vivos».