https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marcelino: «Gracias, papá»

Marcelino, ayer en el José Zorrilla. / afp/óscar del pozo
Marcelino, ayer en el José Zorrilla. / afp/óscar del pozo

El técnico del Valencia recuerda a su padre al final del partido y reconoce que Alemany y la plantilla han sido sus grandes valedores en los peores momentos

LOURDES MARTÍVALENCIA.

En el minuto 92 de partido y con dos goles de ventaja, Marcelino García Toral al fin sintió un poco de alivio. Se levantó, miró al cielo y lanzó un mensaje: «Gracias, papá». El técnico del Valencia CF vivió el choque ante el Valladolid de un modo poco habitual en él. Renunció a los cómodos sillones del banquillo y se sentó en una silla plegable. Solo. Alejado de su inseparable segundo, Rubén Uría, vivió la clasificación del Valencia para la Champions por segundo año consecutivo. Abrazos y más abrazos después del partido. Cariñoso con el cuerpo técnico, médico y sus futbolistas. Una vez más.

Valencia CF

«Me he acordado de mucha gente, pero sobre todo de mi padre, que no está aquí y no puede disfrutarlo», dijo Marcelino. Paró, tragó saliva y continuó con el análisis de la temporada a la que tilda de «excelente»: «Siempre le dimos prioridad a la Liga, para que el club crezca se debe instalar entre los mejores de forma repetida». El preparador asturiano reiteró la acumulación de encuentros del equipo en la temporada del centenario: «Vamos a jugar 61 partidos. Solamente una vez el Valencia ha jugado tantos. Remamos a contracorriente y al final quedamos cuartos, jugamos las semifinales de la Europa League y ahora tenemos la final de la Copa».

Marcelino reconoció que Alemany y su plantilla han sido sus grandes «valedores» esta temporada: «Así es. El entrenador siempre es el más débil y al que se hace responsable cuando las cosas no van bien. Ellos me han demostrado su apoyo en situaciones muy difíciles. No es fácil revertir la negatividad que existía». Con la Liga concluida, Marcelino recordó algunos de los momentos más complicados de la temporada: «El día del Huesca en Mestalla vi dificultades, pero apareció Piccini y nos devolvió la alegría. Pensábamos que era un cambio de tendencia. Luego fuimos a jugar a Vitoria un partido complicado que no se debía de haber jugado con la mitad del campo helado y perdimos. Pero el equipo se levantó. Siempre tuve fe porque veía que los jugadores intentaban desarrollar lo que el cuerpo técnico plasmaba. Luego llegó el problema del gol. En 19 partidos metimos 17 goles. Eran números de descenso».

«Esta plantilla ha hecho un temporadón y gracias a esta y a la anterior estamos dos años seguidos en Champions», concluyó.

Dani Parejo Capitán: «Con compañerismo logramos el objetivo de llegar a Champions y ahora vamos a por la Copa»