https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Mina, Ferran y Kang In restauran al Valencia

Kang In corre detrás de Santi Mina tras el gol del gallego al Sporting. / juanjo monzó
Kang In corre detrás de Santi Mina tras el gol del gallego al Sporting. / juanjo monzó

El equipo todavía tiene la posibilidad de salvar el desastre de temporada que lleva si consigue superar las dos eliminatorias que quedan hasta la finalLa irrupción de los tres atacantes alivia a Marcelino y refuerza la perspectiva de que la Copa sí importa a Mestalla

JUAN CARLOS VALLDECABRES

valencia. Un gallego que le da este año por marcarlos a pares; un coreano imberbe y que se inflaba de pequeño a ver vídeos de Maradona, y un chaval de Foios que está a punto de cumplir los 19 y que está pidiendo a gritos que Marcelino confíe en él de verdad. Santi Mina, Kang In y Ferran Torres se convirtieron este martes en los protagonistas de la noche, al encargarse cada uno en su faceta de darle la vuelta a los octavos de final de la Copa del Rey. Como si de un calcetín se tratara, los tres atacantes transformaron a un Valencia que no acaba de quitarse de encima las dudas que le atosigan cuando echa un vistazo a la clasificación.

Que el Valencia participe este viernes en el sorteo de cuartos de Copa (allí estarán Voro y el presidente, Anil Murthy, que ayer regresó de Singapur) significa la recuperación, en parte, de aquel espíritu 'bronco y copero' que, por ejemplo, plasmó negro sobre blanco el periodista y colaborador de este periódico, Paco Lloret. Al aficionado del Valencia le duele escuchar en boca de gente como Mateo Alemany o el mismo Marcelino subestiman la competición copera en favor de la Liga.

A los responsables del departamento financiero y por supuesto a Peter Lim lo que les motiva es poder cuadrar en junio los balances y eso sólo se consigue por la compensación económica que ofrece la Champions. Está en juego la viabilidad del proyecto. El problema es que ni el director general ni el entrenador tuvieron en cuenta para sus reflexiones públicas el valor del sentimiento que tiene el aficionado, que pese a que se trataba de un equipo de Segunda (anteriormente uno de Segunda B), ha vuelto a engancharse al aroma tan especial que obsequia la Copa del Rey, más aún el año del centenario en lo que podría significar la guinda ideal. Eso debe influir en el cambio que se puede adoptar con la percepción que desde dentro del club se tiene con respecto a la Copa. Aunque es de perogrullo, el Valencia está a cuatro partidos de jugar una final y Peter Lim, dicho sea de paso, el único festejo en el que se le ha visto saltar de alegría -no sabía ni lo que cantaban los aficionados en la grada- fue cuando el equipo de Nuno se clasificó en Almería para la Liga de Campeones en 2015 en la última jornada de Liga.

Santi Mina seguirá en el once pero Ferran lo tiene más difícil con Soler que Kang In con Cheryshev El técnico es el primero en saber que el sábado se la vuelve a jugar ante un Celta muy necesitado

Este 3-0 con el que se ha resuelto la segunda parte de la eliminatoria de octavos ha provocado una inyección con dosis doble: una de calma por la incertidumbre que se había creado en torno a la posible destitución de Marcelino si se pinchaba, y otra con el ánimo de que puede ayudar a la recuperación anímica y deportiva del equipo. Marcelino sabe que si pierde el sábado contra el Celta -sólo ha ganado dos partidos como local- volverá a hablarse de él.

Lo curioso es que de los tres 'héroes' con los que la grada de Mestalla disfrutó ante el Sporting, sólo Santi Mina (8 goles) tiene prácticamente asegurada su continuidad en el once. Carlos Soler ocupará seguramente la plaza de Ferran -dos veces titular en Liga- y un Cheryshev que sigue sin convencer a nadie la de Kang In.

A Marcelino le toca ahora gestionar precisamente la situación tan especial en la que se encuentran tanto el coreano como el de Foios, dos futbolistas a los que el Valencia pronostica una excepcional proyección pero que todavía están en el preámbulo de un largo camino en Primera División. Para Ferran en particular, la segunda parte del partido contra el Sporting le supuso una liberación particular, y no sólo por su estreno goleador como profesional del primer equipo sino por su irrupción arrolladora. Lo admitía después ante los periodistas, un tanto abrumado por su presencia ante las cámaras. Después de que Voro le abriera de par en par las puertas de la élite a Carlos Soler, la aparición de estos dos canteranos -cada uno en su justa medida- hizo que la zarandeada afición volviera de nuevo a levantarse de sus butacas.

Más