https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia CF reubicará a los 800 afectados de la Grada Joven

Aficionados de la Curva Nord, durante un partido de esta temporada. / juanjo monzó
Aficionados de la Curva Nord, durante un partido de esta temporada. / juanjo monzó

Las nuevas medidas que ha adoptado el Valencia al limitar la edad a 25 años provocan que la franja tras la portería se regenere casi un 40% | La zona de animación es la única que admitirá nuevas altas

J. C. V.VALENCIA.

Con la nueva medida que ha implantado este año y por primera vez el Valencia de limitar a los 25 años el acceso a la Grada Joven, cerca de 800 socios van a tener que cambiar de pase la próxima temporada al superar esa edad. El porcentaje de afectados alcanza casi un 40% del total de abonados que en el ejercicio pasado pertenecían a esta zona de animación. De esta manera, la Curva Nord va a sufrir una remodelación importante, al menos en lo que a presencia en el estadio se refiere, cuestión que ha levantado un buen número de protestas hasta el punto de emitir un comunicado desde este colectivo apuntando su intención de animar durante los partidos pero desde fuera de Mestalla.

El Valencia trabaja ya para buscar reubicación a aquellos socios que quieran renovar el pase y que por ese condicionante de la edad no puedan hacerlo en dicha zona. En cualquier caso y como suele ocurrir en situaciones similares, no va a ser fácil encontrar acomodo que convenza a los perjudicados, tanto por ubicación como por precio. Esos 250 euros que cuesta el abono para la Grada Joven es un precio altamente competitivo. Si se coge ese precio y se aplican los 30 encuentros disputados este año, la media sale a poco más de 8 euros por partido.

No obstante, hay que tener en cuenta un aspecto muy importante, que es la limitación que tiene el Valencia en el sentido de la imposibilidad de hacer nuevas altas de socios (salvo que no haya renovaciones, lógicamente). Aquel que con el tirón de la Copa del Rey y de la próxima Champions haya decidido volver a ser socio o estrenar esa condición, lo va a tener ciertamente difícil. Ya no caben más, por así decirlo.

Mestalla tiene una capacidad limitada de socios por las restricciones de la UEFA La subida del precio de los abonos que ha aplicado este año el club también ha provocado quejas

Esta temporada ya acabada, el Valencia llegó a los 40.216 abonados, 40.500 si se contabilizan los que componen las zonas vips. La capacidad de Mestalla es la que es (cercana a los 49.000 asientos) y aunque hay más butacas libres, hay conceptos que impiden abrir la puerta a nuevas altas. Al margen del 5% para la afición visitante, la UEFA es la que impone más medidas que restringen esa mayor capacidad de los estadios, ya que hay que reservar un número importante de localidades para este organismo. El simple hecho de colocar una cámara de televisión en un lugar en concreto ya provoca que haya que reubicar a los afectados.

El Valencia se muestra convencido que se va a cubrir el 100% de los pases ofertados. La fórmula del abono total ha calado en el aficionado. Otra cosa es la acogida que han tenido los precios. Como siempre, eso ya es más discutible y aunque desde el club se insiste que la subida no es considerable, ya han habido quejas en ese sentido.

El Valencia apretó las clavijas a sus socios en verano de 2010 (el precio medio fue el más alto de los últimos diez años), pero desde ese momento y como iba bajando el número de abonados, los precios fueron también descendiendo, buscando frenar la caída de respaldo.