Las verbenas de San Juan disparan de nuevo la tensión entre residentes y falleros en Valencia

Festejo de una verbena. / lp
Festejo de una verbena. / lp

La federación vecinal, que rechaza los ataques, pide que se cumplan las normas y las comisiones exigen una campaña de concienciación

LOLA SORIANOVALENCIA.

El polémico ataque que el pasado fin de semana sufrieron seis fallas del Botànic que celebraban de forma conjunta la Noche de San Juan, tras el disparo de perdigones a los músicos de la orquesta, y el lanzamiento de huevos a los falleros de Cuba-Puerto Rico ha subido la tensión en los barrios.

Desde la directiva de Palleter-Erudito Orellana -donde se celebraba el festejo- explican que se reunirán para valorar el tema y decidir si toman medidas y agradecen el apoyo que han recibido de autoridades, la Interagrupación, agrupaciones y delegados de sector.

En Cuba-Puerto Rico, uno de sus presidentes, Moncho Cebriá, explica que «muchos somos falleros y también vecinos de Ruzafa y no entendemos estos ataques con huevos en dos ocasiones, impactando la primera vez en dos chicas y la segunda vez nos tocó refugiarnos entre árboles. Ya por la tarde tiraron una lámpara de mesita de habitación por la ventana». Añade que llamaron a la Policía «para que quedara constancia y la sala estaba saturada y no atendieron la llamada».

En la Federación de Vecinos de Valencia han condenado estos actos. Desde la entidad que preside María José Broseta se dejó clara la condena «enérgica ante los injustificables actos por parte de algunos desaprensivos». Añadieron que la federación «siempre ha apostado por el diálogo y así lo seguirá haciendo como mejor fórmula para resolver las discrepancias».

Insistieron en que «independientemente de estos hechos lamentables, que por suerte son aislados, hacemos un llamamiento a la reflexión, a la serenidad, al sentido común y la empatía por todas las partes y que cualquier discrepancia se resuelva por la vía del diálogo». Recordaron que «la Policía dispone de una unidad de mediación».

Una vez dicho esto, dejaron constancia de sus reivindicaciones. «Pedimos la responsabilidad y rigor tanto a las fallas como a cualquier entidad que organice actividades en la calle en el cumplimiento de la normativa de contaminación acústica, especialmente cuando la afluencia de personas a estos eventos musicales sea mínima».

Añadieron que «la convivencia es cosa de todas las partes. Deben de hacer un esfuerzo para compatibilizar el difícil equilibrio entre el derecho al ocio y al descanso».

El presidente de la Interagrupación, Guillermo Serrano, quiso insistir en que el incidente con el disparo de balines «ha sido un hecho aislado y gracias a Dios no ha pasado nada y esperamos que la Policía localice al causante». A pesar de ello, reconoció que otros años algunas fallas habían sufrido ataques con el lanzamiento de huevos o agua.

Serrano indicó que las fallas que están celebrando San Juan «tienen los permisos concedidos por el Ayuntamiento y tienen derecho. El que quiera unirse que baje y se sume, pero el que no, tiene que saber que el permiso es hasta una hora y se cumple. No se puede boicotear».

Recordó que quedan un centenar de fallas por hacer verbena este fin de semana. Además, dijo que una de las primeras cosas que pedirán cuando se repartan las concejalías «es que se impulse una campaña de concienciación para hacer ver que las Fallas no son todo verbena, vertebramos barrios, somos solidarios y hacemos cultura».

El último concejal que ha ejercido en Cultura Festiva, Pere Fuset, insistió en que «ha sido un acto aislado. Se trata de una persona que no está cabal y la policía tiene que analizar la trayectoria de los disparos. Y opino que no hay un conflicto entre vecinos y falleros». Sobre la campaña que piden los falleros, añade que en la pasada legislatura ya mostraron su voluntad de abrir mesas de diálogo.