Disparan con balines a tres músicos de una verbena en una falla de Valencia

Imagen de archivo de una verbena fallera./LP
Imagen de archivo de una verbena fallera. / LP

La Policía Nacional busca al vecino agresor tras los impactos que recibieron una cantante, el bajista y un saxofonista en plena actuación

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

La Policía Nacional ha abierto una investigación para aclarar quién está detrás de los disparos con balines que recibieron ayer de madrugada tres músicos durante una actuación con motivo de una verbena de San Juan organizada por una agrupación de fallas en la plaza de Palleter de Valencia. Ninguna de las heridas reviste gravedad, pero la agresión va a ser investigada por la Comisaría de Abastos después de que los agentes localizaran algunos proyectiles en el escenario.

Según Tere Montagud, presidenta de la falla San José de la Montaña-Teruel, los hechos ocurrieron sobre las 00.30 horas, durante una verbena de hermandad de seis fallas del barrio del sector Botànic-La Petxtina. Actuaba La Quinta Nota, formada por ocho músicos, entre instrumentistas y vocales. Unas 550 personas, entre ellos algunos niños, asistían como público.

La alarma llegó cuando la formación musical cesó una de sus interpretaciones y comunicaron a los asistentes: «Paramos porque nos están agrediendo, tirando piedras». Al parecer «varios miembros del grupo se quejaban de impactos», según Montagud, en concreto «una de las tres cantantes, el bajista y el saxofonista». Los músicos expresaron al público: «Sabemos que no son ustedes, pero así no podemos seguir tocando».

Al cabo de unos minutos para analizar lo sucedido con miembros de la organización, uno de ellos decidió alertar al 091 del ataque. Se presentaron agentes de la Policía Nacional y comprobaron la veracidad de los hechos, pero sin localizar en ese momento al autor de los disparos. La actuación continuó. Pero antes, uno de los artistas de La Quinta lo dejó muy claro con un mensaje los asistentes: «Si vuelve a suceder tendremos que parar».

Como describió Montagud, los proyectiles eran «pequeñas bolas de acero, no para abrirte la cabeza pero sí para hacer daño». De hecho, explicó la presidenta de la falla, «una de las tres cantantes presentaba un impacto en la cabeza y otro en el cuello, pero no precisó asistencia de urgencia». Además, el bajista sufrió también un impacto en el hombro.

La principal hipótesis de la responsable de la organización es que la agresión con balines a los músicos fue la desmesurada respuesta de un vecino contrariado por el volumen. «Pero actuar así es absolutamente injustificable», resaltó la responsable de la falla.

De hecho, un policía local se presentó en la plaza después de las quejas de algunos residentes al entender que el volumen de la música no era el adecuado. «Nos explicó que habían llegado cuatro denuncias de vecinos». El funcionario municipal realizó mediciones del volumen. Según Montagud, «nos explicó que el máximo autorizado eran 85 decibelios y el aparato media 95». Y a raíz de esa comprobación, «nos va a llegar una sanción», lamentó.

Los falleros comunicaron en ese momento al agente municipal el ataque que habían sufrido los músicos, «pero él indicó que eso era una cuestión distinta y que cada expediente iba por su lado». Tras la intervención de la Policía Nacional, el vecino autor de los disparos podría ser acusado de un delito de lesiones si se le localiza y se comprueba su autoría.