El refuerzo contra el mosquito tigre sigue sin adjudicarse en pleno verano

El refuerzo contra el mosquito tigre sigue sin adjudicarse en pleno verano

Contratación ofrece a Sanidad una sesión extraordinaria el día 12 para paliar el retraso e intentar comenzar los trabajos este mes

PACO MORENOVALENCIA.

Al Ayuntamiento de Valencia le ha pillado el toro en la lucha contra el mosquito tigre y no es un chiste. El concurso que debe reforzar los tratamientos con un presupuesto de 330.000 euros sigue sin adjudicarse en pleno verano, por lo que hasta septiembre no será efectivo el encargo al ser agosto un mes inhábil para estos trámites.

Ante esta situación, motivada por el retraso de la concejalía de Sanidad en impulsar el concurso (las ofertas pudieron presentarse hasta el 26 de junio), la delegación de Gestión de Recursos ha ofrecido a los primeros celebrar una sesión extraordinaria de la Mesa de Contratación el próximo día 12, según indicaron ayer fuentes próximas a la edil Luisa Notario. Queda por abrir uno de los dos sobres y formalizar la adjudicación, lo que todavía requerirá un trámite de varios días. Ayer no se había dado una respuesta sobre la propuesta.

El caso es que sólo se ha presentado una oferta, proveniente de la firma Lokímica, que en la puntuación obtenido con criterios dependientes de un juicio de valor ha logrado 41,5 puntos. Resta comprobar la oferta económica y ver si cumplen con todos los requisitos.

Así las cosas, hasta finales de este mes como muy pronto no se pondrá en marcha el plan pergeñado por los técnicos municipales para luchar con más eficacia contra esta plaga y de paso reducir las críticas vecinales. Las novedades que introduce este refuerzo consiste en la posibilidad de actuar en viviendas y solares privados, entre otras.

El citado informe de valoración se dio a conocer en la Mesa de Contratación el pasado día 31 y fue en ese foro cuando Notario ofreció una sesión extraordinaria, sólo para este concurso y debido a la circunstancia particular de que se trata de un trabajo especialmente indicado para los meses de verano.

El presupuesto de 330.000 euros debe servir para cubrir dos años de contrato e incluye una campaña puerta a puerta donde se tomará nota de los propietarios que rechacen la opción de que se fumigue en inmuebles y solares privados, de cara a la posibilidad de imponer multas por la falta de colaboración y favorecer así la propagación de este insecto. A diferencia del mosquito común, la variedad tigre necesita una superficie muy pequeña de agua para reproducirse, como un charco o incluso los restos de lluvia en los platos de macetas o cornisas de los edificios donde no se haga un mantenimiento adecuado.

Otra de las novedades es que la empresa ganadora del concurso tendrá un canal en internet abierto para el público, donde puedan ver todos los trabajos que se realizan, además de un teléfono para avisos de plagas. Los tratamientos irán precedidos de ensayos para comprobar la efectividad de los productos, como el uso de pinturas insecticidas, biocidas de alta persistencia en los imbornales y otros lugares que sirvan en potencia para la cría de las larvas. El mosquito tigre vuela en solitario y con su aguijón es capaz de atravesar prendas de tela fina. La ausencia de zonas de humedad y agua es la mejor prevención posible.