La Policía Local de Valencia multará a los dueños de perros que no limpien la orina en la calle

Mujer con un perro en Valencia./Irene Marsilla
Mujer con un perro en Valencia. / Irene Marsilla

El Consistorio ampliará las sanciones actuales por no recoger las heces de las mascotas, aunque descarta un impuesto por la tenencia de canes

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Los dueños de los perros estarán obligados a limpiar la orina de sus mascotas en la calle tras una modificación de la ordenanza de Limpieza, que prevé sanciones por la falta de actuación en este sentido al igual que las ya recogidas sobre las heces de los animales. La cuantía de las segundas llega en la actualidad hasta los 50 euros.

El concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, adelantó este jueves esta novedad tras una reunión con la Federación de Vecinos, donde se trató este asunto al igual que la necesidad de reforzar la limpieza. Esta modificación carece de plazos todavía. La actual normativa indica que es una infracción «no recoger de inmediato los excrementos de animales por parte de sus propietarios o tenedores», aunque para las sanciones se refiere a otra legislación.

En concreto, la obligación de los dueños o personas que paseen a estos animales por la vía pública será limpiar con agua el suelo, para disolver los residuos en la acera y que no provoquen malos olores. Las quejas vecinales han ido en aumento estos años a pesar de que las contratas de limpieza utilizan camiones para baldear con regularidad.

No obstante, los más de 90.000 perros censados en Valencia se han convertido en un problema. Para Campillo, «las calles de Valencia son la casa de todos, por eso los propietarios de los perros se tienen que responsabilizar de que estas zonas no se queden manchadas hasta que pasan los servicios de limpieza».

El vicealcalde también informó de la puesta en marcha de una campaña específica para promover la limpieza de los excrementos de los perros en las calles. Lo que no contempla el gobierno municipal, al menos de momento, es la aprobación de un impuesto a los propietarios por la tenencia de perros, como aprobó el Ayuntamiento de Zamora hace escasas fechas con una cuantía de nueve euros.

El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, indicó sobre esto que la tramitación del impuesto supondría más costosa que los nueve euros a recaudar, sobre todo por la necesidad de entrar en la vía ejecutiva y los recargos para los dueños de las mascotas que no paguen. De la misma opinión se pronunciaron en la delegación de Bienestar Animal.

Los dueños de las mascotas sí que deben hacer frente en Valencia al pago de una tasa por la inscripción en el registro, la cartilla veterinaria y las vacunas obligatorias que deben certificarse, al igual que ocurre con la base de datos que engloba a los canes de razas consideradas peligrosas, con otros requisitos para su tenencia en un domicilio.

Otra de las medidas que pondrá en marcha el Ayuntamiento en materia de limpieza es la extensión del contenedor marrón de residuos orgánicos a toda la ciudad en 2020, cumpliendo así con lo establecido en el Plan Integral de Residuos de la Generalitat. De momento se recogen unas mil toneladas mensuales, que son trasladadas a la planta de tratamiento de los Hornillos. Serán utilizados como abono agrícola.

La presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta, comentó el compromiso del Consistorio en mejorar la limpieza y el estado de los jardines. «La impresión ha sido buena, pero hay que ver los resultados a corto plazo. Veremos cómo evolucionan las propuestas que hemos hecho», indicó.