Dos empresas plantean al Ayuntamiento de Valencia el permiso para alquilar coches en la calle

Dos empresas plantean al Ayuntamiento de Valencia el permiso para alquilar coches en la calle
AP

Las compañías presentan planes de implantación, aunque al menos en un caso quieren zonas reservadas de parking en la vía pública

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El 'carsharing', el alquiler de coches en la calle, ha tocado también a la puerta del Ayuntamiento. Adelantó la posibilidad el alcalde Joan Ribó la semana pasada y ayer lo confirmó la portavoz del gobierno municipal, la socialista Sandra Gómez, al referirse a contactos con empresas del sector interesadas en trabajar en Valencia.

En concreto han sido dos casos, según pudo averiguar LAS PROVINCIAS. Representantes de las compañías Respiro y Cargreen presentaron sus proyectos en el Ayuntamiento, en concreto en la Fundación Valencia Activa, con la intención de implantar el sistema a corto plazo. Estas compañías y similares trabajan ya en ciudades como Madrid. El modelo es muy parecido al de los patinetes eléctricos o las motos de alquiler, al estar basado en aplicaciones de teléfono móvil. Los usuarios abren la puerta de los coches con códigos QR y desbloquean el arranque de la misma manera.

Más información

Fuentes de dicha fundación señalaron algunas de las ventajas que ofrecieron las empresas. «Un dato relevante es que por cada vehículo que tienen en alquiler, aseguran que retiran 14 particulares de las calles». El problema es que una de las premisas es contar con estacionamiento reservado en la vía pública, una especie de zona ORA, para garantizar el aparcamiento.

Las firmas aseguran que cada vehículo compartido facilita la desaparición de 14 de propiedad particular

«Es distinto a lo que ocurre con las scooters, que tienen más facilidad para estacionar. Hasta cierto punto es lógica una petición de este tipo, también para visibilizar el servicio en la vía pública», añadieron. Las dos empresas presentaron planes de implantación con datos concretos de plazos y número de vehículos, aunque todo queda supeditado a la nueva ordenanza de Movilidad, todavía sin conocer.

El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, ya ha anticipado que la ordenanza fiscal incluirá una tasa para este tipo de negocios, al igual que ocurrirá con los patinetes eléctricos, las motos y otros vehículos que se puedan alquilar en la calle.

No obstante, estas tasas no se aprobarán hasta que Movilidad, Dominio Público y la Policía Local presenten la nueva normativa, que todavía debe seguir un largo trámite hasta su aprobación final. En los últimos tres años se han celebrado varias reuniones alrededor de la Mesa de la Movilidad, con avances de planteamientos novedosos sobre todo en el apartado de bicicletas, aunque no hay nada oficial al respecto.

Otro de los beneficios que podría aportar este servicio es la remisión al Consistorio de todos los datos de movilidad de los vehículos, lo que repercutiría incluso en decisiones sobre el transporte público de la ciudad. La compañía Respiro tiene implantación sobre todo en Madrid, con una flota de 200 vehículos repartidos en aparcamientos públicos con una actividad que se inició hace unos cinco años. Por su parte Cargreen ofrece toda su flota con motores 100% eléctricos.

La ordenanza de Movilidad tendrá que dar respuesta a este tipo de negocios, donde en el caso de los coches se rigen por el Reglamento General de Circulación, al tratarse de vehículos matriculados. El problema es la regulación de la actividad económica en la calle, donde está por ver si habrá alguna modificación de la normativa municipal.

Además, habría que incluir el aspecto del estacionamiento reservado en la vía pública, una cuestión peliaguda al tratarse de un negocio privado de nueva implantación. El Consistorio tiene pendiente precisamente la definición de la zona ORA y la zona naranja en numerosos barrios de Valencia.

Fotos

Vídeos