La invasión de patinetes y motos de alquiler en Valencia crece en medio del limbo legal

Un grupo de personas en patinete en un tramo del jardín del Turia esta semana /Manuel Molines
Un grupo de personas en patinete en un tramo del jardín del Turia esta semana / Manuel Molines

El Ayuntamiento admite que no cobra nada a las empresas por ocupar las aceras y acelera la nueva ordenanza para regular este tipo de vehículos

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El vacío legal, el limbo como lo definió ayer el alcalde de Valencia, Joan Ribó, que hay en la ordenanza de Circulación con los nuevos modos de movilidad ha promovido la llegada masiva de empresas de alquiler de motos y patinetes eléctricos que ocupan la vía pública sin pagar ninguna tasa al Ayuntamiento y además, suponen un conflicto creciente con los peatones al ocupar las aceras por el estacionamiento.

Primero fue una empresa de alquiler de motos eléctricas la que puso en marcha una red de 'motosharing' a base de una aplicación de teléfono móvil que sirve para desbloquear el vehículo y ponerlo en marcha, además de cobrar al usuario.

El Consistorio quiere presentar el borrador de la normativa de movilidad en septiembre

Ayer fue el turno de una empresa de alquiler de patinetes eléctricos con un sistema similar, en este caso gracias a un código QR. La diferencia con los primeros es que estos vehículos no están matriculados, por lo que en apariencia ni pueden ser multados en caso de que estén mal estacionados. En realidad ni figuran como tales en la ordenanza vigente desde 2010.

Opinión de los vecinos ante la normativa de tráfico

De estas cuestiones hablaron ayer el alcalde Ribó y el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, tras una visita de obras al aparcamiento subterráneo de la plaza Ciudad de Brujas, debido entre otras circunstancia a que en una puerta del Mercado Central había una fila de patinetes alineados y listos. «Estos sistemas son muy novedosos, pasó con las motos y ahora con los patinetes; queremos abordarlo en la ordenanza de Movilidad, también en la de Dominio Público y en la Fiscal para regularlo todo«, apuntó el edil Grezzi.

El concejal comentó que «son sistemas interesantes, pero no queremos una invasión masiva del espacio público; ahora se benefician de un limbo legal«, reiteró. En el caso de la empresa de alquiler de patinetes, comentó que »hemos recibido una comunicación en la que nos informaban de que iban a comenzar y a partir de este momento, estudiaremos el fenómeno e iremos introduciendola regulación necesaria«, en referencia a la nueva ordenanza de Movilidad.

Modelo de alquiler que ya se ve en algunas calles de Valencia
Modelo de alquiler que ya se ve en algunas calles de Valencia / Ana Julia B. Palacio

Las dos empresas, tanto la de motos como la de patinetes eléctricos, no han requerido ninguna autorización del Ayuntamiento. No pagan ninguna tasa por la ocupación de espacio público y la Policía Local sólo puede actuar en caso de estacionamiento indebido.

«Imagina que tienes un coche matriculado en Torrent, vienes a Valencia y lo aparcas. Pues estas empresas igual», dijo el alcalde Ribó acerca de la complejidad de regular estos negocios en la calle. «Igual que con las motos, ofrecen un plus de menos contaminación y ruido, pero corremos el riesgo de una ocupación masiva del espacio público«, reiteró Grezzi.

La única opción que tiene el gobierno municipal a día de hoy es multar a los mal estacionados

La empresa de patinetes eléctricos colocó a lo largo del día unidades en lugares como las calles Colón, Xàtiva, la avenida del Oeste y el entorno de la calle Hospital, entre otros. Fuentes de la compañía no precisaron el número de aparatos dispuestos.

El alcalde Ribó ironizó diciendo que «las nuevas tecnologías nos están mareando, en distintas maneras, como los apartamentos turísticos y los coches de Uber, por citar dos ejemplos. Ahora han entrado en temas de movilidad de una manera masiva y hemos de hacer una ordenanza, pero no es fácil porque debe ser estable para no tener que cambiarla cuando se produzca otra innovación. Hoy son los patinetes y mañana será cualquier cosa. Las innovaciones aparecerán más«, subrayó, para citar como idea que la gente joven »ahora no se compra un coche, lo usa después de alquilarlo. Todo está cambiando mucho y hemos de adecuarnos a ello«.

Regulación de los patinetes eléctricos

Descartó como alternativa no hacer nada: «observamos y estudiamos cómo afrontar el problema porque se alteran los comportamientos en movilidad, por lo que tenemos que hacer un estudio para que sea una ordenanza estable».

A preguntas de los periodistas, sostuvo que «no está claro que necesiten un permiso (los patinetes eléctricos). Las leyes españolas no están adaptadas», reiteró. La ordenanza sí que dedica un apartado a los patines, patinetes y monopatines, aunque tratados casi como aparatos para hacer acrobacias o una actividad deportiva, no en el sentido de un vehículo urbano.

Para Grezzi, la prioridad debe ser «proteger a los viandantes; el 48% de los desplazamientos en Valencia se realizan a pie y primero debe estar eso. Veremos cómo evoluciona esto. Dentro de poco sacaremos el borrador de la ordenanza«. El concejal recordó hace escasas fechas la idea de equiparar estos vehículos con las bicicletas, aunque sólo en la circulación en los carriles bici.

Ribó dijo, por último, que los mal estacionados «se pueden multar, de lo demás no puedes decir nada si no apruebas una regulación, y por lo que estamos viendo de las motos, normalmente están bien aparcadas. Del patinete no tenemos base legal ahora para decir casi nada, pero las cosas cambian a velocidad de vértigo», sobre la nueva normativa.

Fotos

Vídeos