Hosteleros del Carmen llevarán ante el juez al Ayuntamiento por las restricciones de la ZAS

Terraza en el barrio del Carmen. / irene marsilla
Terraza en el barrio del Carmen. / irene marsilla

Los empresarios anuncian una recogida de fondos para recurrir la reducción de horarios tras una reunión «frustrante» con Ribó

P. MORENO

valencia. La plataforma de hosteleros formada contra las zonas acústicamente saturadas (ZAS) en Valencia anunció ayer una recogida de fondos para presentar un recurso contencioso contra el Ayuntamiento por la reducción de horarios en las terrazas del Carmen aprobada el pasado pleno. Es una de las conclusiones tras una reunión mantenida con el alcalde Joan Ribó y la concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano, este jueves y no incluida en la agenda pública donde los empresarios salieron defraudados al no recogerse sus reivindicaciones.

Fuentes próximas a los hosteleros señalaron que la campaña se hará a través de las redes sociales. «La plataforma ANTIZAS quiere reiterar su compromiso por mantener su campaña de protesta durante las Navidades por parte de las pymes y los trabajadores del ocio y el turismo», señalaron. A la reunión acudieron representantes del sector en las cuatro ZAS de Valencia, Woody, Juan Llorens, Xúquer, el Carmen) además de empresarios de Ruzafa, donde también hay limitaciones para la aperturas de locales de ocio. Desde la agrupación de empresarios señalaron que están estudiando la documentación y la que se pretende requerir al Ayuntamiento, de cara a «una campaña de crowdfunding para financiar la puesta en marcha de un contencioso para denunciar en los tribunales las actuaciones de la concejalía de Medio Ambiente, así como la inconsistencia técnica», indicaron sobre el expediente de la ZAS del Carmen.

Tras la aprobación de las medidas definitivas sobre los horarios en el Carmen, con el adelanto de la retirada de las terrazas en media hora, los hosteleros de la plataforma señalaron que en la reunión con el alcalde «no se alcanzó ningún tipo de acuerdo y fue un auténtico monólogo de la concejala Pilar Soriano para justificar sus actuaciones». Otras fuentes señalaron que el encuentro fue «cordial, pero no lo que esperábamos, es decir, que escucharan nuestras propuestas y no que volvieran a repetirnos lo que ya sabíamos todos».

La reunión sirvió para que los hosteleros «mostraran su frustración ante la intransigencia de Soriano y su falta de voluntad para el diálogo con el que poner en marcha un plan de medidas eficaces para promover la ordenación y sostenibilidad del ocio y el turismo de Valencia».

En los últimos cuatro años «no se ha prestado ninguna atención por parte del Consistorio, que sigue sin intervenir contra los problemas del botellón, lateros o las molestias provocadas por las viviendas turísticas, y que ahora se nos anuncian para la próxima legislatura, teniendo en cuenta que la iniciativa del actual gobierno municipal depende del resultado de las próximas elecciones».

Por este motivo argumentan que «dentro del Día de los Santos Inocentes, los hosteleros denuncian que toda la tramitación de la ZAS del Carmen no es una broma, que se ha puesto en marcha sin ningún rigor metodológico ni de consistencia de las mediciones acústicas».

Este trabajo, que han fundamentado los nuevos recortes a la hostelería se han realizado en seis lugares de medición del ruido, con sonómetros en la calle Alta, la plaza del Doctor Collado, la calle Serranos, Pintor Zariñena, la calle Quart y la plaza del Carmen. «Los datos se han extrapolado a cinco barrios de la ZAS más grande que se ha aprobado nunca en Valencia y que afecta a los barrios de Seu, Xerea el Pilar, el Mercat y el Carmen», denuncian los empresarios, para señalar que se trata de mediciones «claramente insuficientes y escasamente representativas, que en ningún caso demuestran que sean las terrazas el principal foco emisor de ruido del barrio, al no aportarse ningún dato comparativo entre los distintos horarios de actividad».