La asfixia económica de la Marina de Valencia se agrava al duplicar el Puerto las tasas

Una parte de los amarres, en una imagen de archivo /Jesús Signes
Una parte de los amarres, en una imagen de archivo / Jesús Signes

La actualización del valor de los terrenos cedidos en la dársena están pendientes de publicar para aplicar los nuevos recibos al Consorcio

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Pese al anuncio de la condonación de la deuda principal por parte del Gobierno, algo que todavía no se ha concretado en un documento oficial, la situación financiera del Consorcio Valencia 2007 no mejora, sino todo lo contrario. La entidad gestora de la Marina de Valencia se enfrenta a una subida de las tasas que paga a la Autoridad Portuaria por la ocupación de la dársena interior que se duplicará tras la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la actualización.

Así lo confirmaron fuentes portuarias y estiman en el propio Consorcio, que ya adeuda 19,23 millones de euros al Puerto por este concepto. La revisión de las tasas es algo general a todas las empresas que operan en el puerto, precisaron, para descartar cualquier situación diferenciada con la Marina.

Las nuevas tasas forman parte de un proceso iniciado el pasado febrero, cuando se inició el expediente para una nueva valoración de los terrenos. Tres meses después, el Consorcio presentó alegaciones en contra de la medida, desestimadas en su totalidad con la aprobación definitivo a finales de junio. A partir de ahí, el Ministerio de Fomento y el de Hacienda deben emitir sendos informes para poder aplicarlas. La publicación de estos sigue pendiente en el Boletín, precisaron.

La situación financiera del Consorcio depende en gran medida de la decisión política de que el Gobierno central asuma el pago de la deuda principal, otorgada en su día por el Instituto de Crédito Oficial y que abona puntualmente el Tesoro. Hasta que no suceda eso, la entidad estará atada de manos para presentarse por ejemplo a programas europeos con subvenciones.

A día de hoy, los préstamos se mantienen intactos, salvo el que se va devolviendo producto de los embargos a razón de 80.000 euros al mes. La comisión delegada aprobó hace escasas fechas sacar a información al público la construcción de amarres y un varadero industrial que supondrá una inversión de 28 millones de euros, para ser gestionados por la empresa que se adjudique las obras.

Eso supondrá un jugoso canon anual para el Consorcio, una vez esté en marcha, aunque para eso faltan años. Los amarres se duplicarán tras la apertura de 780 nuevos, mientras que sólo el edificio de reparación y mantenimiento de barcos de recreo necesitará una inversión de diez millones de euros. Cuando entre en carga de trabajo, convertirá a Valencia en una de las marinas más potentes del Mediterráneo.

Antes es de suponer que el Gobierno habrá tomado una decisión sobre la deuda principal. La Generalitat lo da por hecho, mientras que el alcalde Joan Ribó declaró recientemente que convocará al consejo rector para tratar el tema. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha tardado tres meses en nombrar a sus representantes en la entidad.

Otras iniciativas relevantes son la rehabilitación del Tinglado 2 y sendos proyectos de recuperación para las otros dos naves portuarias que recaen a la dársena, y que hasta 2012 fueron utilizadas como boxes de los equipos de Fórmula 1 y zona VIP en la primera planta.