Así se hizo pasar por Daddy Yankee el ladrón que le robó dos millones en joyas en Valencia

Daddy Yankee, durante un concierto. / Miguel Gómez/afp
Daddy Yankee, durante un concierto. / Miguel Gómez/afp

El asaltante, que no dejó huellas, convenció a un empleado del hotel para que le abriera la caja de la suite y la policía investiga las tarjetas de acceso a las habitaciones

J. MARTÍNEZ/A. CHECAVALENCIA.

Un robo de guante blanco y obra de un absoluto profesional. O profesionales, porque la investigación de la Policía Nacional trata de esclarecer hasta cuántos fueron exactamente los autores de la sustracción sufrida por el llamado rey del reguetón. El 'golpe' recibido por Daddy Yankee en el hotel Meliá Valencia, de cuya suite desaparecieron diamantes y un cordón de oro valorados en más de dos millones de euros, además de 2.500 dólares en metálico, sigue envuelto en el misterio. Tal y como ayer publicó en exclusiva LAS PROVINCIAS, el robo se produjo el pasado martes, dos días después de que el afamado cantante diera un concierto en Gandia y regresara al hotel en el que se alojaba en la capital del Turia.

El autor o autores del asalto lo tenían todo absolutamente estudiado. Al detalle. Incluso el gancho definitivo que emplearían con los trabajadores del establecimiento. El delincuente se hizo pasar por la estrella puertorriqueña para que uno de los empleados del hotel le franqueara el acceso a la caja de caudales. Antes, los sospechosos lograron entrar hasta en dos habitaciones en las que se alojaban Daddy Yankee y su séquito.

¿Cómo lo hicieron? Los agentes del grupo de Robos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia investigan ahora qué personas tienen acceso a las tarjetas de apertura de las habitaciones, así como la grabación de las cámaras de seguridad del edificio para aclarar el espectacular hurto, del que se ayer se hicieron eco medios de comunicación de toda España y Sudamérica.

Recepcionistas, personal de limpieza y el equipo del cantante, interrogados en la Jefatura de Policía

El rastreo de los especialistas de Policía Científica en el interior de las estancias fue absolutamente infructuoso. Ni una sola huella apareció en las estancias del hotel, otra prueba de la sofisticación del golpe delictivo. Todo apunta a que el cointérprete del 'Despacito' estaba siendo vigilado por los autores del robo. Sólo así pudieron averiguar en qué habitaciones se hallaba el interprete iberoamericano. Una vez conocido este dato, o bien emplearon las propias tarjetas del hotel para acceder a las habitaciones o forzaron las entradas. Durante todo el día de ayer, la Jefatura Superior de Policía de Valencia fue un auténtico reguero de personas para ser interrogadas por los investigadores del grupo de Robos. Recepcionistas, personal de limpieza del Meliá Valencia y todos los miembros del equipo que viajan con el artista de Puerto Rico prestaron declaración para arrojar luz sobre el robo.

Este debió producirse entre el lunes y el martes. A primera hora de la tarde de este día, Daddy Yankee regresó a su habitación y se topó con la desaparición de sus pertenencias. El cantante dio aviso a la recepción del hotel y la Policía Nacional se personó al instante en el establecimiento hotelero de Cortes Valencianas.

No es la primera vez que el rey del reguetón se las ve con los amantes de lo ajeno. En 2010, durante un concierto en un estadio de Chile, nueve personas ya fueron interceptadas en el camerino del artista mientras rebuscaban bolsos y el equipaje del cantante en busca de objetos de valor. En aquella ocasión, Daddy Yankee no tuvo que lamentar la pérdida millonaria que sí ha sufrido durante su estancia en Valencia.

Otros famosos asaltados

Aunque no son habituales, sí hay antecedentes de famosos objeto de robos en la Comunitat. Uno de los más sonados fue el que sufrió el archiconocido y hoy desaparecido Manolo Escobar en su residencia de Benidorm. Una noche de septiembre de 2001, un familiar del artista se levantó de la cama en plena noche y descubrió a un asaltante en la vivienda. Huyó con unos objetos de no demasiado valor.

En 2013 fueron dos futbolistas del Valencia los que se toparon con asaltos en sus hogares. El delantero Nelson Valdez abrió los ojos de madrugada, en su lecho, y vislumbró la silueta de un delincuente junto a su cama. Salió tras él y acabó ahuyentándolo a pedradas de su chalé de Bétera. El defensa Ricardo Costa, también asentado en el municipio de Bétera, comprobó ese mismo año cómo, en su ausencia, los maleantes entraron en su casa y se marcharon con una tele de gama alta, una colección de relojes y un frasco de perfume, todo valorado en 50.000 euros.

Más noticias

 

Fotos

Vídeos