Robo en la tienda de Louis Vuitton, persecución y tiroteo en el centro de Valencia

Escaparate de Louis Vuitton en Valencia roto tras el robo. /LP
Escaparate de Louis Vuitton en Valencia roto tras el robo. / LP

La Policía Nacional investiga si participaron en el alunizaje a una joyería de la calle San Vicente y otra huida desde Poeta Querol

ÁLEX SERRANO , JUAN ANTONIO MARRAHÍ y MAR GUADALAJARAValencia

Tres presuntos ladrones extremadamente violentos fueron ayer detenidos por la Policía Nacional tras asaltar de madrugada el establecimiento de Louis Vuitton, la lujosa tienda de bolsos de la calle Poeta Querol de Valencia.

El robo derivó en una persecución en coche por las calles de la ciudad en la que también participaron policías locales de la ciudad. Los agentes se vieron obligados a abrir fuego contra los delincuentes. Finalmente, fueron detenidos en Burjassot. Uno de los maleantes resultó herido de un disparo y la policía sospecha que podrían ser autores de más robos en el centro de Valencia, entre ellos el reciente alunizaje en una joyería de la calle San Vicente.Los hechos sucedieron sobre las 3.30 horas.

Un vecino que escuchó sus mazazos alertó a la sala del 091 de que tres personas estaban intentando entrar en la tienda de lujo de la conocida como Milla de Oro, la calle Poeta Querol. Los ladrones pretendían acceder al establecimiento rompiendo a mazazos el escaparate. Tras varios intentos lo consiguieron y se apropiaron de bolsos expuestos, pero el cerco de las fuerzas de seguridad se cerró sobre ellos.

Entonces, los delincuentes desataron toda su violencia: intentaron atropellar a los agentes en su huida e incluso embistieron hasta a tres coches patrulla y un vehículo camuflado de la Policía Nacional.

Se inició así una espectacular y peligrosa persecución por las calles de Valencia a la que se sumaron patrullas de la Policía Local. Los ladrones circulaban con un Alfa Romeo y avanzaron a toda velocidad en dirección a la avenida Cortes Valencianas para luego tomar la salida de la ciudad por la CV-35. La policía tuvo serios problemas para interceptarlos, puesto que los delincuentes vaciaban extintores en su avance para que la espuma impidiera la visión a los agentes.

Gracias a la colaboración entre patrullas policiales el coche en el que huían los ladrones fue interceptado en Burjassot y sus ocupantes, arrestados. Una vez identificados, los agentes comprobaron que se trataba de tres españoles: Pablo C. M., de 27 años, Raul A. N., de 34, y Juan Carlos V. C., de 46 años. Uno de ellos, Raúl, presentaba una herida a causa de un disparo efectuado por la policía. Orficio de entrada por la espalda y de salida por la ingle. Fue evacuado al Hospital Clínico de Valencia e intervenido quirúrgicamente, pero se encuentra fuera de peligro. En la acera, junto a la tienda asaltada y su cristal fracturado, policías locales encontraron un hacha, un cinturón, una bolsa de plástico y varios casquillos de bala

.Juan Carlos tiene antecedentes por homicidio doloso, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, robo, daños y atentado a un agente de la autoridad. Fue apresado el pasado 22 de octubre en la calle de la Paz de Valencia por un policía de paisano cuando se disponía a cometer otro robo a un comercio con uno de sus compinches. Al parecer, se trataba de Pablo, que logró escapar con una moto tras atropellar presuntamente al agente. Juan Carlos quedó en libertad provisional tras este incidente.

La Policía Nacional investiga ahora si los sospechosos son también autores del robo con alunizaje cometido a finales de noviembre en una tienda de compraventa de joyas de la calle San Vicente, Oro Gema, y otra persecución, en la madrugada del martes pasado, desde Poeta Querol hasta la V-30. Esa noche unos delincuentes huyeron tras ser sorpendidos en actitud sospechosa dentro de en un Audi y un Mercedes en la céntrica calle de Valencia.

A buen seguro, los agentes tratarán de comprobar si la banda está detrás del robo con alunizaje que la tienda de Louis Vuitton sufrió a principios de septiembre. Además, en verano hubo otros dos robos con el mismo método en la zona centro: el 14 de julio desvalijaron una relojería en la avenida del Oeste y el 23 de ese mismo mes fue asaltada la tienda de Apple de la calle Colón, como ya publicó LAS PROVINCIAS.

«Le dije a mi marido que eran disparos, pero pensamos que no era posible porque aquí por las noches no se escucha nada»

El sonido de tres disiparos pasadas las tres de la mañana, sobresaltaron a Rosana. En la esquina entre la calle Vilaragut con Poeta Querol, donde vive, escucho lo sucedido esta madrugada.

Tras los disparos, se encendieron las luces en varias viviendas y después silencio de nuevo invadió la zona. «Me asusté y le dije a mi marido que eran disparos, pero pensamos que no era posible porque aquí por las noches no se escucha nada», explica Rosana. Salió de la cama y se asomó al balcón de su ático, desde donde vio que ya se aproximaba el sonido de las sirenas de la policía, que llegaba al lugar del robo por la calle Poeta Querol.

«Pensaba que habían heridos, ese era mi mayor miedo, pero vi pasar a la policía y no vi ambulancia ni a nadie en el suelo, me quedé más tranquila una vez se calmó todo», dice Rosana.

En la calle Vilaragut número 7, Marivi regenta una tienda que amanecía hoy con el impacto de la bala que atravesó el comercio en el escaparate. «Venia de buena mañana caminando y ha sido el portero del edificio de enfrente quien me ha avisado; cuando he entrado en la tienda estaba toda llena de cristales, que llegaban hasta el mostrador». Mariví respira aliviada porque no llegaron a entrar. «Por suerte a mi no me han robado, pero aún tengo el susto en el cuerpo, han venido varios agentes para ver lo qué pasó», dice.

Los responsables de la tienda de lujo en la que robaron varios artículos no han querido hacer declaraciones. Mientras, en la zona acordonada por seguridad, ya se trabaja en reponer y reparar los daños causados en el escaparate. Vecinos, turistas y curiosos, se sorprenden al pasar frente al lugar del robo, preguntan sobre lo ocurrido.