Eclipse total de sol el 2 de julio

Eclipse total de sol el 2 de julio
EFE/Alberto Valdes

El misticismo del Valle del Elqui, el escenario idílico para ver el eclipse solar

ALBERTO VALDÉS GÓMEZ

Más de 200 000 personas llegadas de todos los rincones del planeta se congregarán el próximo 2 de julio en el chileno Valle del Elqui para asistir al eclipse total de sol, un espectáculo tan mágico como el lugar que lo albergará, donde el cielo y la tierra se funden en un oasis repleto de magnetismo.

Arropada por el brillo de las estrellas y el vaivén de las olas del Pacífico, la región de Coquimbo y su espectacular Valle del Elqui se presentan a los visitantes no sólo como el epicentro de este evento natural, sino como uno de los destinos turísticos más atractivos del país, gracias a su inmensa oferta gastronómica, cultural y de aventura.

La excelente calidad de sus cielos, principal atractivo de la zona, difumina las barreras espaciales en un entorno natural marcado por una inmensidad mística.

Esta región chilena concentra hoy casi el 60% de la observación astronómica mundial, con los observatorios de La Silla y Cerro Tololo como principales exponentes, pero también a través de iniciativas municipales como Mamalluca, el primer centro de observación turística de Chile.

El Valle del Elqui, uno de los lugares privilegiados del globo para asomarse al Universo, ha ido sumando nuevas propuestas para ofrecer al visitante una experiencia total de disfrute, basada en su relación con el cosmos, que ya atrajo con su magnetismo a pueblos prehispánicos como los Diaguitas y los Incas.

El Valle del Elqui, uno de los lugares privilegiados del globo para asomarse al Universo.
El Valle del Elqui, uno de los lugares privilegiados del globo para asomarse al Universo.

La localidad de Vicuña, capital mundial de la astronomía 2019, «cuenta con otros atractivos, como ser la cuna de Gabriela Mistral», escritora chilena ganadora del Nobel de Literatura en 1945, en torno a cuya figura se ha creado la ruta turística «mistraliana», explica a Efe el alcalde de Vicuña, Rafael Vera.

«Nos hacemos llamar el corazón del Valle del Elqui y la tierra del pisco. Tenemos entre 300 y 320 días de sol al año, un hecho que crea una sinergia entre el cielo y la gente. Muchos visitantes vienen buscando esa experiencia, sumergirse en la naturaleza y descansar», ha añadido.

La industria local cuenta para ello con un gran abanico de actividades: desde excursiones en bicicleta por las profundidades místicas de los desérticos valles, hasta la práctica de kitesurf (surf con cometa) y windsurf (surf con vela) en el embalse de Puclaro, para terminar con un merecido masaje en alguno de los muchos centros especializados.