Cullera reparará los desperfectos en la urbanización Faro del Mediterráneo

REDACCIÓN

El Ayuntamiento de Cullera ha decidido asumir la gestión directa para finalizar las obras de la urbanización Faro del Mediterráneo, una zona de viviendas ubicada en la montaña que arrastra desde hace décadas deficiencias en su construcción viaria, lo que ha generado numerosas quejas vecinales.

La decisión la tomó el pleno municipal por unanimidad de todos los grupos el pasado martes. El problema viene de largo. En 1966 la Cooperativa de Viviendas Faro del Mediterráneo suscribió un acuerdo con la empresa municipal EMUCSA en virtud del cual la firma urbanizaba una superficie aproximada de medio millón de metros cuadrados de monte y, a cambio, el consistorio otorgaría una serie de parcelas en propiedad a favor de la cooperativa a medida que se fuera urbanizando la zona. En 1973 se procedió a ceder en propiedad una primera cesión de parcelas, que ascendía a un total de 183.188,22 metros cuadrados. En ese acto, el ayuntamiento se reservaba la titularidad de los viales públicos como de las zonas verdes y espacios abiertos. Transcurridos los años, la cooperativa -en proceso de liquidación- no ha finalizado adecuadamente la urbanización. Del mismo modo, tampoco ha llevado a cabo la rehabilitación de infraestructuras a la que se comprometió con el consistorio en 2006.

Ya en 2014, el ayuntamiento decidió asumir la gestión directa para la finalización adecuada de las obras hidráulicas, trabajos ya finalizados. Sin embargo, existen otras actuaciones de reurbanización que urgen acometerse «y no pueden dejarse o confiarse a las actuaciones aisladas que puedan venir en un futuro», según un informe técnico municipal.

Ante la entrada en proceso de liquidación de la cooperativa de viviendas, los responsables municipales temen que las infraestructuras hayan quedado «huérfanas de promotor si no se coordinan y efectúan por gestión directa».

El concejal de Urbanismo, Juan Vicente Armengot, explicó que inicialmente se ha incautado el aval a una de las promotoras, que asciende a algo más de 60.000 euros, cifra que podría incrementarse con la incautación de otros avales de otras empresas promotoras.

Ahora se deberá redactar un nuevo proyecto para adecuar la urbanización. Armengot indicó que la actuación más urgente es la reparación del acceso, uno de los puntos que mayores quejas genera.

Por otra parte, el consistorio ha actualizado la cuota de urbanización ya que la anterior databa de 1996. Ahora, pasará de 6,62 euros el metro cuadrado a 10,30 euros. Estas cuotas -que no tienen efecto retroactivo- tienen por objeto la ejecución real de las obras de infraestructuras necesarias de la zona.