La trama, tras vender un piso asociado a Zaplana: «Un problema menos»

El expresidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana. / txema rodríguez
El expresidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana. / txema rodríguez

Uno de los testaferros y la secretaria del exministro hablan sobre los muebles: «Esto al final es para montar lo del otro en Cartagena»

HÉCTOR ESTEBAN

Uno de los grandes movimientos del sumario del caso Erial para vincular a Eduardo Zaplana con la presunta trama de corrupción se da con la venta de un piso en la calle Núñez de Balboa de Madrid, escriturado a nombre de la empresa Costera del Glorio. Esta sociedad forma parte de la supuesta red de blanqueo de las mordidas pagadas en Luxemburgo por la familia Cotino. El piso, que en su día se pudo comprar con parte del dinero retornado por Zaplana, se vendió por 1.235.000 euros. Una operación que, según las conversaciones telefónicas contenidas en el sumario, corre prisa, llega a ser un problema y donde gente muy cercana al entorno del expresidente de la Generalitat tiene un papel principal. La investigación policial apunta que Zaplana pudo ser el verdadero propietario de la vivienda. Los protagonistas utilizan en todo momento un lenguaje casi en clave para evitar referirse directamente al dueño del inmueble. El piso se compró en 2010 por la empresa Costera del Glorio, de la que Joaquín Barceló, amigo de Zaplana y uno de sus presuntos testaferros, es administrador. La adquisición se cerró por 1,5 millones de euros. La compra se realizó después de varias operaciones económicas entre la sociedad vinculada a la trama de blanqueo y Urbanizadora Somosaguas.

A principios de 2018, se dieron varias conversaciones entre gente muy cercana a Zaplana para negociar la venta del inmueble. En esas llamadas telefónicas intervinieron Joaquín Barceló, Francisco Grau, Mitsouko Henríquez y el propio expresidente de la Generalitat, que en varias de las comunicaciones interceptadas mostró su preocupación por cómo se desarrollaba la operación.

El 5 de febrero de 2018 se produjo una llamada entre Joaquín Barceló y Mitsouko Henríquez para acelerar la venta del piso. Dos días después, una nueva llamada entre Francisco Grau, considerado como el ingeniero de la trama, y Mitsouko termina con la intervención del exministro, que se interesa por el estado de la venta del piso aunque, como señala la investigación, evita referirse a ello de manera directa: «La única preocupación que tengo ahí. Ahí tengo dos preocupaciones, ¿eh?, una es resolver con esta señora ¿eh?, un papelito que diga pues adiós y ya está ¿eh? y otra... ¡Que pienses por favor! Y yo voy a verte cuando puedas». La venta del piso, que presuntamente se compró con dinero procedente de las mordidas, se iba a hacer pronto, según las llamadas grabadas. Francisco Grau, tras la conversación con Zaplana, prepara el «papelito» que podría ser «un finiquito» para el traspaso definitivo del piso.

El testaferro de Zaplana a su esposa tras vender el piso: «Ha salido fenomenal, se acaba una etapa»

El 15 de febrero, Joaquín Barceló cerró la venta por 1.235.000 euros más IVA y el comprador debería abonar 60.000 euros más que no figurarían en la escritura. Barceló y la secretaria de Zaplana mantuvieron varias conversaciones sobre el vaciado, el estado del piso y qué hacer con los muebles. En todo momento se refieren al exministro, según la investigación, como «él». En los días sucesivos, con Zaplana en Madrid, hay varias reuniones entre el exministro y Barceló. Incluso alguna en el piso de Núñez de Balboa, donde accedieron con las llaves propias de Zaplana.

La venta del piso es un alivio para Barceló y su esposa, Felisa, que en alguna conversación se muestra muy nerviosa por si la vivienda de Núñez de Balboa no se vende: «¿Cómo que no? No me asustes ¡joder!... con todo lo que tenemos ahí metido tío». El 1 de marzo de 2018, Barceló y su mujer mantienen otra conversación, aliviados por la venta: «Todo ha salido fenomenal, ya se ha acabado esa etapa, un problema menos». El testaferro y Mitsouko aclaran después qué se va a hacer con los muebles del piso de Núñez de Balboa: «Como esto es para montar el otro piso de Cartagena. Es que... vamos a ver. Si él no tuviera que amueblar lo otro... lo vendíamos al precio que fuera, por lo que comentamos tú y yo el otro día... pero como se va a montar, es que es absurdo». Zaplana, como destaca la investigación, es nacido en Cartagena. Los enseres son regogidos por una empresa de mudanzas que tiene que trasladarlos posteriormente a Murcia.

Los papeles del caso Zaplana

Durante los días que estuvo en marcha la mudanza, la secretaria de Zaplana acudió en repetidas ocasiones al inmueble y al chófer del exministro se le pudo ver salir en un vehículo del garaje de Núñez de Balboa y dirigirse al de la calle Zurbarán, domicilio de Zaplana. Una vez comenzaron los trámites bancarios para vender el piso, Barceló mantuvo informado en todo momento al expresidente de la Generalitat.

Las grabaciones a Zaplana