Juan Cotino participó como jefe de la Policía en el presunto amaño del plan eólico del Consell de Eduardo Zaplana

Eduardo Zaplana y Juan Cotino, en una foto de archivo./MANUEL LLORET
Eduardo Zaplana y Juan Cotino, en una foto de archivo. / MANUEL LLORET

La Policía Judicial descifra un correo electrónico en el que se informa al exconseller de cómo van los movimientos para entrar en el negocio

A. G. R. , H. E. y A. C.Valencia

El levantamiento parcial del secreto de sumario del caso Erial ha destapado una presunta trama en la adjudicación de los parques eólicos de la Comunitat Valenciana y que tiene a la familia Cotino como principales beneficiados. La investigación de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, respaldada posteriormente por la Fiscalía, concluye que tras localizar unos documentos en el despacho de abogados Blasco Morales se crearon varias sociedades mercantiles para la obtención de un importante contrato vinculado a los parques eólicos, «con desvío de parte de los fondos a sociedades que radican en Luxemburgo, ocultando las identidades de las personas que realmente ostentan la dirección de dichas sociedades y en definitiva beneficiarios del dinero público desviado precisamente en atención a los cargos y funciones de las personas que deben ser investigadas«.

Sumario del caso Erial

La empresa beneficiaria sería Proyectos Eólicos Valencianos, en la que participarían sociedades vinculadas a la familia Cotino. Entre la documentación encontrada hay un documento a ordenador con «tachaduras» que fue descifrado por la policía judicial «y que resume los pasos dados para conseguir dicha contratación y los pasos que se deben seguir haciendo, todo ello con el propósito último de obtener fraudulentamente la contratación».

Los papeles del caso Zaplana

También hay una copia de un correo electrónico donde se oculta el destinatario, aunque se lee por un lado el dominio @dgp.mir.es, y la fecha del correo 18 de octubre de 2000 y su destinatario según se lee sería Juan Cotino Ferrer, director general de la Policía en aquel momento.

Caso Erial