El sirio que encontró los papeles de Eduardo Zaplana conocía a Marcos Benavent de buscar patrocinadores para el Valencia CF

Registro en el piso de Eduardo Zaplana./LP
Registro en el piso de Eduardo Zaplana. / LP

El hombre encontró estos documentos clave de la investigación al estar alquilado en una casa que había pertenecido al expresidente

A. CERVELLERA

El sirio Imad Al Naddaf Yalouk fue una figura clave en la investigación polícial que terminó con la detención del expresidente Eduardo Zaplana. Yalouk alquiló por casualidad una vivienda en la Plaza Legión Española a un notario en el año 2008 y un año después encontró unos papeles clave. Tal y como relató el propio implicado en su declaración ante la jueza, se encontró un sobre blanco en un lateral de una caja fuerte que contenía una hojas «con tachaduras» fechadas en mayo de 2011. Estos documentos pertenecían a Zaplana que había estado viviendo en el piso años atrás.

Estos documentos cayeron en el olvido hasta que Yalouk, por casualidad, terminó cruzándose en su camino con Marcos Benavent, exgerente de Imelsa y autoproclamado 'yonki del dinero' por unos negocios sobre el patrocinio del Valencia CF con un grupo inversor de Katar. Los dos mantuvieron varias reuniones y en una de ellas que tuvo lugar en una cafetería que se encontraba al lado de la casa de los caramelos le enseñó los papeles. Según relató Yalouk vio como «a Marcos se le desencajaba la cara».

Benavent quiso saber entonces dónde había encontrado los papeles aunque el ciudadano sirio se negó a darle detalles en un primer momento. Benavent decidió entonces cambiar su táctica y fingir cierta normalidad «queriendo disimular».

A finales de 2016 el exgerente de Imelsa se volvió a poner en contacto con Al Naddaf y ambos se encuentran en la parte trasera de un coche. Benavent le cuenta que «quiere ayudar al pueblo sirio», le pide que le entregue los papeles originales y comienza a «meterle miedo« al decirle que la Guardia Civil iba detrás de ellos. Además, Yalouk indicó en su declaración ante la juez que también le comentó a un funcionario del Ayuntamiento la historia de los documentos pero que nunca los llegó a ver en persona.

Sumario del caso Erial