El fin del dinero de Andorra que llegaba de la mano de Ignacio González

Dinero. Las conversaciones transcritas giran en todo momento en torno a asuntos económicos. / txema rodríguez
Dinero. Las conversaciones transcritas giran en todo momento en torno a asuntos económicos. / txema rodríguez

El expresidente comenta con su interlocutor sus problemas económicos y la capacidad para manejar billetes de 50 euros mejor que de 500

valencia. En el sumario se incluye la transcripción realizada un agente de una conversación mantenida el pasado 18 de abril entre Zaplana y Washington Fernando Belhot, abogado, en las dependencias del hotel Wellington, en una de las salas del recinto ubicado en la calle Velázquez de Madrid, charla que se produjo al filo de las 17 horas y que se registró en espacios fragmentados y que se prolonga 30 minutos. Los dos interlocutores comentan noticias relacionadas con Ignacio, supuestamente Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid, así como la situación de los negocios del exministro y exjefe del Consell.

Eduardo Zaplana: Pero es imposible alejarte... porque tengo un problema que no sé si tiene solución. Para todo esto... para algunas cosas que a mí me pide... necesito liquidez (ininteligible). A mí Ignacio no me está dando (ininteligible) dinero de Andorra, pero como nos ha dejado, tampoco, tampoco pasa nada (...) Yo le he dicho a Nino.

Fernando Belhot: ¿Eh?

E. Z: Yo le he dicho a Nino que no, lo que nos había pedido, porque lo que nos había pedido no lo podemos darlo.

F. B: Sí, sí, sí.

E. Z: Pero que le diga si le debemos algo.

F. B: Sí.

E. Z: Para quedar bien. Para no tener... para no tener deudas ninguna.

F. B: Sí.

E. Z: Pero... joder... estoy... ¡Que no hay forma! Sin riesgo, eh... sin riesgo. (....)

E. Z: Ahora necesitaría... pero a corto plazo (ininteligible), a mí me pasa lo mismo, yo tengo mi sueldo, que es un buen sueldo... yo puedo sacar (ininteligible) que no pasa nada, pero no puedo sacar cinco millones de... primero, porque no los tengo ahora, porque me he metido en un problema, pero segundo es que aunque los tuviera...

F. B: Claro, claro, ¿qué explicación tienes?

E. Z: Tengo que decir aquí en España, me van a decir ¿Usted dónde va?

(...)

F. B: Si no (ininteligible) morir por esto (ininteligible) los billetes de 500.

E. Z: Es complicado.

F. B: Claro.

E. Z: Pero bueno, si son de 50 los puedo (ininteligible).

F. B: Claro exacto (ininteligible) yo te iré devolviendo de poco a poco (ininteligible) y no te digo que sea en dos días, en una semana...

E. Z: Si puede ser en un mes, mejor. (...)

E. Z: Si yo no tuviera todos estos problemas.