El PSPV fulmina a Rodríguez y propone a Toni Gaspar para presidir la Diputación

Jorge Rodríguez, durante uno de los registros tras su detención./Efe
Jorge Rodríguez, durante uno de los registros tras su detención. / Efe

La dirección socialista reacciona tras la actitud pasiva de Puig horas después de que Ábalos pidiese la cabeza del dirigente provincial

A. C. / B. F. / F. R.

La 'Operación Alquería' dejó ayer al PSPV sonado como un boxeador tras un directo de derecha en la barbilla. «Estoy en shock», admitió una trabajadora de Blanquerías a las diez de la mañana. Pasaron las horas y la parálisis continuaba. El líder de los socialistas valencianos y presidente de la Generalitat, Ximo Puig, pidió cautela. El resto de la cúpula del partido valenciano, también. Sin embargo, el número dos del PSOE nacional y ministro de Fomento, el valenciano José Luis Ábalos, reclamó una reacción. Tras asumir que Jorge Rodríguez pasaría la noche en un calabozo; es decir, que uno de los más destacados miembros de la Ejecutiva del PSPV, su portavoz, continuaría encarcelado, la dirección de los socialistas valencianos se reunió ayer ni más ni menos que a las 22.30 horas para suspenderle de sus cargos orgánicos. Tras dejar sin trascendencia en el partido a Rodríguez, la dirección del PSPV acordó proponer a Toni Gaspar, uno de los vicepresidentes de la Diputación de Valencia y alcalde de Faura, como sustituto al frente de la corporación provincial.

Ximo Puig, que durante la mañana de ayer estaba en Benidorm, recién llegado de Bruselas, y que participó en la celebración del Día Internacional de las Personas Sordociegas, quiso sostener las riendas, pero la situación galopaba desbocada. El jefe del Consell consideró que si la situación se deriva «de una contratación que se produjo hace algún tiempo respecto de unos asesores, directivos, de la empresa de la Diputación, sinceramente, si solo fuera eso, tendrá unas consecuencias jurídicas. Pero realmente no me parece que tenga nada que ver con la corrupción». Diez horas después, fulminó a Rodríguez. Lo suspendió de todos sus cargos. «Tras un día difícil, en el que he compartido reflexiones con muchos compañeros y compañeras, voy a proponer al Secretariado del PSPV la suspensión de todos sus cargos de Jorge Rodríguez», indicó Puig en un comunicado antes de la reunión nocturna: «La detención de un presidente de la Diputación es perjudicial para el esfuerzo que todos los valencianos y valencianas estamos haciendo para levantar la hipoteca reputacional, tras 20 años de gobiernos del PP».

La llamada matinal a la calma por parte de los socialistas valencianos no había sido secundada desde Madrid. Ferraz exigía medidas. El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, «no puede seguir» en su cargo, advirtió José Luis Ábalos antes de comparecer en una comisión del Senado. El ministro admitió que su intuición le indicaba que la detención no se debe sólo a los nombramientos a dedo en la empresa pública Divalterra. El secretario de Organización del partido consideró «muy lamentable y vergonzosa» la detención. Para el ministro, «la aparatosidad» de la detención es una muestra de que existe otras acusaciones, ya que, en su opinión, «para un caso así, lo normal es que te llamen a declarar». El ministro admitió no saber «de qué va» el asunto, pero aseguró que supone «un daño a la imagen» del PSPV que «no puede ser restituido». Ábalos cree que Rodríguez, además de dejar la presidencia de la Diputación («no está condiciones de continuar») también tendrá que abandonar la portavocía de la Ejecutiva del PSPV porque «va de suyo».

Tras intervenir en el Senado, Ábalos evitó hacer declaraciones a los periodistas que se apostaban en los pasillos de la Cámara Alta y se remitió a las explicaciones de Ximo Puig, que a lo largo del día pasó de la prudencia a la contundencia.

Más información de la Operación Alquería

Fotos

Vídeos