La Diputación apila cientos de ejemplares de un calendario plagado de errores

El diputado Josep Bort. / LP
El diputado Josep Bort. / LP

El Consorcio de Bomberos del diputado Bort encarga una tirada de anuarios de este año que se acumula en cajas por sus numerosos fallos

J. C. F. / B. F.Valencia

El tiempo es relativo pero no tanto como se refleja en los calendarios para este año encargados por la Diputación de Valencia con motivo de una campaña de captación de fondos para financiar un proyecto de investigación oncológica. La intención del Consocio de Bomberos, dependiente del área de Medio Ambiente de la corporación provincial que dirige el diputado Josep Bort, era buena. Su ejecución, sin embargo, ha sido tan fallida que cientos de calendarios solidarios correspondientes al presente ejercicio han acabado apilados en cajas en un despacho de la Diputación. Allí siguen a finales de octubre, uno de los meses que sí aparece bien editado. No corrieron tanta suerte las solapas correspondientes a febrero, marzo, abril y mayo. Sin contar con que hay un día del actual 2018, sin numeración. Para el Consorcio, el 30 de mayo no existe y, por tanto, ese jueves, último día del primaveral mes, no está contabilizado.

La institución que reúne a los bomberos de la Diputación decidió colaborar en una campaña de captación de fondos. Junto a imágenes de los trabajadores del Consorcio realizadas por prestigiosas fotoperiodistas valencianas aparecen los doce meses del año. No obstante, aparecen de un modo extraño en lo que respecta a un tercio de los meses.

27 de febrero, grafiado como día '37'.
27 de febrero, grafiado como día '37'. / LP

Febrero, un mes peculiar por contar unos años con 28 días y otros con 29, en el calendario fallido dispone, además, del día 37, lo que supondría alargar el mes en nueve días y convertir 2018 en el año más bisiesto de la historia. En realidad es del 27 de febrero. El mismo problema se da en marzo.

En cuatro meses se registran patinazos en la numeración de los días del actual 2018

Será porque conforme avanza el año se alargan los días, en abril, en vez de señalarse que el último martes del mes correspondía al día 24, se numera como 34. En el caso de mayo, finaliza de manera un tanto irregular, salteado. Tras el martes 29 de mayo no amaneció el 30, sino que aquel miércoles se grafía como 31. El mes siguiente, junio, arranca un viernes.

¿Qué fue de aquel jueves? Nada. En el resto de calendarios mundiales, aquel último día de mayo fue jueves, pero en el calendario del Consorcio queda un impactante espacio en blanco. Aunque sólo fuera por eso, es lógico que no se distribuyera, para no generar inquietud en los que lo consultasen, y tuviesen la sensación de vivir en un día de 2018 sin número asignado.

El calendario plagado de errores se editó y se imprimió, pero al detectar los numerosos errores se paralizó su difusión. Los cientos de calendarios impresos están amontonados en cajas apiladas en un despacho de dependencias provinciales, encima de dos mesas.

El coste del material almacenado sin destino se ignora porque nadie ha reclamado el expediente de esa actuación.

27 de marzo, grafiado como día '37'.
27 de marzo, grafiado como día '37'. / LP

No se trata de la primera vez que en la Diputación de Valencia se registran situaciones surrealistas esta legislatura con material impreso. Otro diputado de Compromís, como Bort, el responsable del área de Cultura, Xavier Rius, está denunciado por el PP a causa de una serie de catálogos impresos antes de que se adjudicasen con motivo de una exposición en el MuVIM, tal y como queda demostrado a través de esos mismos catálogos, que informaban de que se había finalizado su confección en una fecha anterior a que la propia corporación provincial contratase a la empresa adjudicataria del servicio. Tampoco es la primera actuación peculiar de Bort en la Diputación de Valencia.

En el calendario fallido aparece un jueves, entre mayo y junio, sin asignarle un día

Hace nueve días, LAS PROVINCIAS desveló que el vehículo particular del diputado de Medio Ambiente de la institución provincial, estuvo el pasado mes de agosto en el taller del parque móvil que la Diputación de Valencia posee en la calle Peset Aleixandre. Bort admitió en declaraciones a este diario que ese coche es de su propiedad, aunque negó tener conocimiento de que hubiera sido revisado en este local. El cargo de Compromís aludió en su explicación a que tenía que pasar la ITV y a un problema con el líquido de la dirección del vehículo. Si bien al día siguiente aseguró a través de una agencia que el coche llegó al taller en una grúa y que echaba humo, que la decisión de subir su coche particular a un elevador de las instalaciones de mantenimiento de la institución pública la adoptó el jefe de taller, aunque éste, en un escrito dirigido a la institución provincial, aseguró estar de vacaciones el día en el que se captó la imagen. Es evidente que Bort tiene problemas en conjugar los días, ya no sólo los laborables de la plantilla de la Diputación. También los que aparecen en el calendario, o no aparecen. El mismo diputado se mantuvo una semana 'desaparecido' en Sudáfrica tras conocerse el incidente del taller. Precisamente, viajó junto a los bomberos, a los que ha acompañado a otros destinos como Portugal o Rumanía.

Desaparece el 30 de mayo y el jueves queda vacío.
Desaparece el 30 de mayo y el jueves queda vacío. / LP